Conectarse

Recuperar mi contraseña

A mitad del otoño empiezan las primeras nieves. Como siempre South Park se viste de blanco y los habitantes sacan abrigos, gorros y guantes, pero sobre todo las palas para despejar sus entradas. Pero la gente de este pequeño pueblo de montaña está demasiado acostumbrada al frío y nadie les impide seguir con sus vida cotidiana.
Últimos temas
» Alisyum - Afiliación élite (cambio de botón)
Miér Abr 01, 2015 7:03 am por Invitado

» Urantia City — Amo x Pet [ Normal ]
Mar Mar 24, 2015 7:11 pm por Invitado

» twisted fairytales [Élite - Cambio de botón]
Vie Mar 13, 2015 6:47 pm por Invitado

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Dom Mar 08, 2015 4:02 am por Invitado

» Cambio de botón-Elite-La Pluma
Mar Mar 03, 2015 1:44 am por Invitado

» ANUNCIO DE ADMINISTRACIÓN!
Sáb Feb 28, 2015 9:10 pm por Lisa Eastwood

» Reglas generales
Sáb Feb 28, 2015 8:43 pm por Lisa Eastwood

» Tokyo Heart - Amo X Pets (Élite)
Mar Feb 10, 2015 10:40 pm por Invitado

» Do you wanna be? {Peter}
Dom Feb 01, 2015 12:04 am por Peter

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 40 el Lun Jul 17, 2017 1:19 am.
HERMANOS
Élite
COPYRIGHT© Little-mountain Town, 2013-14
South Park y los personajes de este foro pertenecen a Matt Stone y Trey Parker. Las imágenes obtenidas para la decoración provienen de zerochan, DevianrArt o Tumblr. Los códigos han sido obtenidos de internet, Oursourcecode y la asistencia de foroactivo. El diseño y estética del foro lo ha realizado el usuario de Christopher DeLorn con ayuda de varios tutoriales de internet. Cualquier copia o plagio será denunciado a Foroactivo.

Dog Days [Priv. GuyManuel]

Ir abajo

Dog Days [Priv. GuyManuel]

Mensaje por Invitado el Vie Ago 15, 2014 8:23 pm

Respiró con algo de dificultad mientras se sentaba en el gras y luego se tiraba hacia atrás, estirando sus brazos y piernas, mirando el cielo por un instante mientras buscaba recuperar la respiración, notando las lamidas de que eran dadas a sus mejillas, cerrando los ojos para luego impulsarse a levantarse y mirar los perros que tenía en ese momento con él, eran seis perros, todos con un dueño, el suyo estando incluido entre ellos y había un par de canes más, jóvenes, que no tenían dueños y que andaban solo por ahí siguiendo a Stan ya que este a escondidas siempre les daba de comer.

No era novedad ni sorpresa de ver cada cierto tiempo a Stanley Randall Marsh paseando los perros de sus vecinos y otros más, era algo que desde que tenía doce años había comenzado a hacer y más desde que leyó que los perros necesitaban hacer mucho ejercicio y distraerse, sin mencionar que había notado también que algunos de los perros de sus vecinos estaban llegando casi a la obesidad y no quería eso, por lo que había propuesto que por cinco dólares los sacaría a pasear por varias horas y luego los regresaría a casa luego de que se divirtiesen.

—Ya ya, sé que quieren agua —comentó con una sonrisa mientras estiraba su brazo para sujetar la mochila que había dejado a un lado, abriéndola y sacando varios platos de perro, poniéndolas por diferentes lados y luego sacando una gran botella de agua, siendo que con ella comenzó a llenar los platos para que los canes tomasen de ahí, cerrando la botella cuando todos estaban ya tomando tranquilos el agua.

Guardó la botella y luego miró el lugar por donde estaban, era el Rancho, bueno, al menos estaban por la zona de lo que era el campo, un poquito más alejado para que no hubiera tanto disturbio, además que así en una zona tan grande y sin gente ni carros (que eran muy pocos los que pasaban realmente) los perros podrían corretear por todas partes, él también disfrutando de pasar tiempo con ellos.

—Veo que ya estás mejor de tu pata —notó como uno de los cachorritos se le había acercado contento, dando pequeños brincos y lamiéndole la mano a Stan, ese perrito había terminado en una pelea con otro animal más grande y le habían mordido la patita, a lo que Stan le había curado esta y vendado, notando como ya al menos estaba apoyando mejor esta que en días anteriores. —Ojala te pudiera encontrar un buen dueño—le acarició las orejitas, sonriendo con pena, lástima que no podía tener más de una mascota en casa, ese perrito era todo un amor, era esponjoso y actualmente estaba bien bañadito, como los otros dos perritos más que carecían de un dueño, Stan los había bañado y hasta puesto lazos de colores, teniendo la esperanza de que mientras paseaba por las calles alguien notase a tan bellos animalitos, se apiadaran y los adoptaran.

—Bueno…veamos que podemos jugar ahora— decidió no pensar mucho en ello y buscó dentro de su mochila los juguetes que había comprado con el dinero que conseguía de lo que cobraba a los dueños, era por ese motivo que cobraba, el dinero que le sobraba lo guardaba para el futuro por si sucedía algo a alguno de ellos, quería siempre estar preparado para cuidar a los que podía. —Hmmm…— tenía varios juguetes pero sabía que no todos los perros tenían gustos iguales, los sabia de experiencia y más con los que cuidaba, esos sí que eran quisquillosos con los juguetes que querían entretenerse, si solo tuviera también compañía para ser el doble de entretenido aquello, supuso que le quitaría un tanto los problemas de ser dividido a la mitad cuando querían ir por un lado o por el otro.

Pero era obvio que no había personas así en South Park, no todos les tomaban mucho interés a hacer lo que él hacía, aunque igual le agradaba pensar que quizás si existía alguien , quizás.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Dog Days [Priv. GuyManuel]

Mensaje por Invitado el Mar Ago 19, 2014 10:43 pm

Nunca se sabía dónde se podía encontrar la inspiración, así que probar lugar por lugar era una de las cosas que Guy-manuel hacía luego de las clases. En ese día tan caluroso para variar el típico nevar del pueblo decidió aventurarse e ir un poco más lejos, hasta los límites del pueblo en búsqueda de un sitio que lograse cumplir con sus expectativas... debía ser tranquilo, fresco, lleno de cosas nuevas y aires distintos que pudieran darle ideas para las nuevas canciones que haría ahora que Daft Punk volvía a las andadas.

Entre tanto caminar y caminar llegó hasta lo que parecía un granero con grandes pastizales e incluso un establo y un corral para vacas. El de cabellos castaños quedó sorprendido al ver un establecimiento como ese en un pueblo tan helado y pequeño como lo era South Park, mas no lo pensó dos veces antes de adentrarse y echar una mirada.

Tal como lo esperaba el sitio estaba totalmente alejado de los molestos ruidos que a veces el pueblo solía tener e incluso al respirar profundamente se sentía muchísimo más natural, más rural, más relajante. Una sonrisa no muy recurrente se dibujó en su rostro conforme se dedicaba a buscar un buen sitio donde sentarse o recostarse para descansar luego de la caminata, decidiendo atreverse a entrar dentro del gran granero de rojas paredes, empujando la pesada puerta mientras ingresaba al lugar. Una que otra paca de heno y un peculiar olor a putrefacción. Haciendo una mueca y tapándose la nariz pensó que seguro se trataba de una rata muerta, así que ignorando las extrañas manchas oscuras del suelo se acercó hasta una escalera de madera ubicada al final, logrando subirlas sin mucho problema.

Allí arriba al estar al lado de una ventana no se sentía aquel horrible aroma, así que al sentarse sobre una de las pacas y recostarse llevando las manos hacia su nuca se percató de algo bastante interesante... era mucho más agradable de lo que pensaba.

Cerrando los ojos dejó que su mente vagara entre el mar de pensamientos y recuerdos, divagando entre lo sucedido en París y las fantasías sobre lo que el futuro le deparaba, casi quedándose dormido a causa de la tranquilidad, hasta que unos ladridos le hicieron cortar con su trance hipnótico y posar las palmas sobre el borde de la ventana, asomándose medio adormilado en búsqueda de del origen del ruido.

Entre los bajos pastizales parecían haber perros jugueteando, se veían tan felices que Guy-manuel no pudo evitar recordar el que tuvo cuando pequeño, así que sintiendo la necesidad de verles de cerca o incluso jugar con alguno bajó luego de desperezarse, saliendo del granero y dirigiéndose hasta donde estaban los animales. Aunque tal como debió esperarlo, había un chico junto a ellos, dándoles algo de beber mientras cuidaba de ellos.

A pesar que no sabía su nombre estaba seguro de haberlo visto en las instalaciones de la secundaria... o incluso en el mismo salón, sólo que no habían establecido ningún tipo de conversación pues no había visto necesidad para ello, pero ahora que le veía tratar tan bien a los canes sintió algo de curiosidad, así que llevándose las manos a los bolsillos de su chaqueta de cuero se acercó hasta la posición del pelinegro.

Bonjour— le saludó en apenas un susurro para no alarmar a nadie, pero tal como si hubiese hecho un gran alboroto varios de los perros se le acercaron y comenzaron a saltar hacia él, ladrando y moviendo sus colas sin cesar, sacando una risa ligera del castaño quien intentaba calmarlos con cuidado. —Désolé, quizás olfatearon a mi gato— comentó poniéndole atención a uno de los canes de mayor tamaño que terminó por tumbarlo al suelo con tanto jugueteo.

No tardó en incorporarse, haciéndole cariño al animal para que se apartase un poco y le permitiera al menos sentarse sobre la grama, mirando al otro chico de ojos azules. —¿Son tuyos o los estás cuidando?— quiso saber, no estaba de más preguntar y establecer algo de comunicación, además, quién quitaba que estuviera en presencia de otro animal lover.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Dog Days [Priv. GuyManuel]

Mensaje por Invitado el Dom Ago 24, 2014 2:36 pm

Para el momento en que se dio cuenta los perros estaban olisqueando los alrededores, parpadeando un poco hasta que escuchó la voz detrás suyo, girando a ver, no teniendo tiempo de poder controlar a los animalitos que ya se encontraban encima y tumbando al otro al suelo, cuando le explicó una razón del porque estaban yendo hacia él, no pudo evitar soltar un suspirito divertido acercándose hacia el montón que aun parecia querer estar encima del otro.

Claro que no pudo evitar tener una idea entretenida en usar los perros para dejarlos caer encima de Cartman en algún momento, después de todo este tenía a su gato también, cosa que le divertiría por algún par de cosas que habían pasado, pero luego se recordó que eso era demasiado infantil, aunque aun así si no se llegaba a olvidar, podría sugerirlo a Kyle en algún momento.

—Jajajaja no te preocupes, igual ellos son juguetones—se acercó más y comenzó a cargar uno por uno para buscar apartarlos, sonriendo cuando alguno que otro le daba lamidas en la mejilla o el mentón, él simplemente regresando los cariños y acariciándole las orejitas para luego depositarlos a un lado, arrodillándose delante del contrario, oh vaya pero si era uno de los nuevos que habían venido no hacía mucho al pueblo, bueno, no sabía bien su nombre pero las chicas hablaban de ellos, en especialmente de quien tenía delante suyo.

“Las chicas no mentían cuando decían que su cabello molaba…” había tenido intensiones de decirlo fuerte pero no quería dar la impresión de que cotilleaba con la chicas, cosa que no lo hacía, simplemente cuando uno pasaba al lado de ellas, hablaban tan fuerte que uno no podía evitar escuchar ese tipo de comentarios que tan descaradamente soltaban en el aire.

—Oh, no, no son míos, la mayoría son de mis vecinos a decir verdad, él es mío—indicó a su fiel amigo Sparky el cual estaba a su lado, usando orgullosamente un pañuelo rosado, soltando un ladrido como para confirmar lo que su amo decia, Stan sonriendo y abrazando al animal con un brazo, dándole palmaditas a este de manera cariñosa. —Su nombre es Sparky —nuevamente el mencionado ladró, moviendo la cola y acercándose al castaño, olisqueándole antes de buscar querer lamerle la cara. —Jajaja, por lo visto te aprueba.

Se quitó por un momento la gorra y se revolvió el cabello, cerrando los ojos y alzando el rostro hacia el cielo, dejando que uno que otro rayo de sol cayese a su rostro para luego regresarla a su posición inicial, sonriéndole de manera amistosa al ajeno como para asegurarle que no debia de sentirse incomodo, recordando en ese momento los juguetes de los animales y girando para sujetar algunos que estaban cerca de él.

—¿Quieres jugar con ellos también? —le ofreció una pelota al ajeno, estirándosela mientras se levantaba, sacudiéndose un poco los pantalones para quitarse pedacitos de gras que se habían quedado en su ropa, fue ahí cuando se hizo recordar de algo para avisarle al contrario. —Cierto, te sugeriría el no entrar al granero, tiene un olor muy desagradable—comentó, recordando los eventos pasado durante su infancia, eso y que tampoco no quería que si se metía a ese tipo de lugar, luego saldría con aquel olor en particular, estaba más que seguro que si estaba con sus padres estos pensarían que su hijo estuvo en algún lugar de muerte.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Dog Days [Priv. GuyManuel]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.