Conectarse

Recuperar mi contraseña

A mitad del otoño empiezan las primeras nieves. Como siempre South Park se viste de blanco y los habitantes sacan abrigos, gorros y guantes, pero sobre todo las palas para despejar sus entradas. Pero la gente de este pequeño pueblo de montaña está demasiado acostumbrada al frío y nadie les impide seguir con sus vida cotidiana.
Últimos temas
» Alisyum - Afiliación élite (cambio de botón)
Miér Abr 01, 2015 7:03 am por Invitado

» Urantia City — Amo x Pet [ Normal ]
Mar Mar 24, 2015 7:11 pm por Invitado

» twisted fairytales [Élite - Cambio de botón]
Vie Mar 13, 2015 6:47 pm por Invitado

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Dom Mar 08, 2015 4:02 am por Invitado

» Cambio de botón-Elite-La Pluma
Mar Mar 03, 2015 1:44 am por Invitado

» ANUNCIO DE ADMINISTRACIÓN!
Sáb Feb 28, 2015 9:10 pm por Lisa Eastwood

» Reglas generales
Sáb Feb 28, 2015 8:43 pm por Lisa Eastwood

» Tokyo Heart - Amo X Pets (Élite)
Mar Feb 10, 2015 10:40 pm por Invitado

» Do you wanna be? {Peter}
Dom Feb 01, 2015 12:04 am por Peter

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 40 el Lun Jul 17, 2017 1:19 am.
HERMANOS
Élite
COPYRIGHT© Little-mountain Town, 2013-14
South Park y los personajes de este foro pertenecen a Matt Stone y Trey Parker. Las imágenes obtenidas para la decoración provienen de zerochan, DevianrArt o Tumblr. Los códigos han sido obtenidos de internet, Oursourcecode y la asistencia de foroactivo. El diseño y estética del foro lo ha realizado el usuario de Christopher DeLorn con ayuda de varios tutoriales de internet. Cualquier copia o plagio será denunciado a Foroactivo.

Don't let others to see through you ~ Priv. Manuelito.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Don't let others to see through you ~ Priv. Manuelito.

Mensaje por Thomas Bangalter el Mar Ago 12, 2014 1:15 am

Los días pasaban lentos y pesados. Desde que estaba en aquel pueblo escondido entre las montañas, no había hecho más que contar los segundos, horas y minutos, esperando a que ocurriese algo interesante. Sin embargo, era inevitable tener una rutina preestablecida en la cual se levantaba todos los días a las siete de la mañana e iba a clase tranquilamente. No es que no tuviera ningún amigo allí, pero Thomas siempre había sido una persona difícil de comprender.
Era más que agradable, pero era difícil acercarte a él de cualquier manera, pues el tartamudeo que padecía le impedía mantener una conversación.

Ahora bien, hoy era domingo. Y por ser domingo podría hacer lo que quisiera. Quedarse en casa escuchando algunos cds, rememorar alguna de sus pelis favoritas o incluso escribir una poesía. No era algo que hiciera a menudo, pero no estaba del todo mal. Aun así, decidió hacer algo completamente contrario a aquello. Se colocó un abrigo, una bufanda y unos guantes, pues su madre le había dado la vara con abrigarse bien al salir. Así que quería asegurarse de que al dejar que la nieve calase en sus ropas, no pillaría un resfriado.

Se despidió y se dirigió a un parque que estaba cerca de su casa. Alzó la mirada y pudo observar las cumbres borrascosas de las montañas, cubiertas por un manto blanco brillante como el mismo diamante. Sonrió y sintió un copo de nieve caer en su larga nariz. Los días como aquello eran los mejores para estar en casa, pero por alguna razón del destino él había decidido hacer lo contrario.

Al llegar a aquel lugar vio una oscura figura sentada en uno de los columpios. Sintió un leve temor, pero su padre le había dicho más de una vez que no debía temer a nadie de aquel pueblo, pues las personas eran más que hospitalarias y agradables. Así bien, mostró su habitual sonrisa y se acercó a la otra persona, que poco a poco le parecía más conocida.

Y así, consiguió ver de quién se trataba. Era él, era Guy Manuel, alguien a quien había dejado atrás hacía tiempo. Ahora estaba ahí, y Thomas sentía que aquello era un espejismo, que nada era real. Sintió ganas de llorar por unos momentos, no por necesidad pero sí de la sorpresa. No supo qué decir, más bien no sabía qué hacer.
Quería abrazarlo pero no sabía si debía, probablemente Guy Manuel estaría enfadado con él porque cortó todo contacto con él al dejar de vivir en el mismo pueblecito parisino. Sin embargo, él tenía sus razones, y no sabía si el chico más bajo las comprendería.

Ha-ah... —Fue lo único que consiguió decir, tapándose las manos con la cara.
No quería pecar de ser dramático pero no sabía cómo enfrentarse aquella situación. Sólo esperaba que Guy Manuel no se la tuviese jurada.
avatar
Thomas Bangalter

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 06/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't let others to see through you ~ Priv. Manuelito.

Mensaje por Invitado el Mar Ago 12, 2014 6:39 am

Domingo, uno de sus días favoritos por una simple razón; No había clases. Podía pasar todo el día viendo anime con su gato acomodado en su regazo o simplemente sentarse frente al sintetizador o tomar su guitarra para tocar algo de música, cualquiera que fuese su elección era la forma perfecta para pasar un día de descanso como aquel. Sin tareas, sin responsabilidades, sin obligaciones, era un momento dedicado a él y sus aficiones, olvidándose de cualquier problema que pudiese tener, sin embargo... no era así en aquella ocasión.

Con mucha pereza miraba el techo de su habitación, apoyando la cabeza sobre las palmas de su mano. No tenía ánimos de levantarse y hacer nada, además, aún estaba ligeramente consternado por la noche anterior. La imagen de cierto chico con cabello enrulado era traída por su memoria, recordando fragmento por fragmento las escenas vividas en su sueño. ¿A quién iba a engañar? Lo extrañaba, incluso no era capaz de ver la guitarra en la esquina de su habitación sin pensar en él aunque estuviese consciente que la posibilidad de volver a verlo era prácticamente nula.

Merde, necesitaba un cigarro.

Levantándose casi contra su propia voluntad tomó un par de prendas de marca para vestirse junto a un abrigo bastante tupido, una bufanda y un par de audífonos, nada mejor que Beach Boys para despejar la mente en una caminata. Equipándose con una caja de cigarrillos y un encendedor que pararon en su bolsillo se aseguró que Pixel tuviera comida y agua antes de salir de su hogar, avanzando sin dirección alguna con las manos en los bolsillos. Si podía encontrar un buen lugar alejado para sentarse a fumar y perderse en sus pensamientos estaría más que complacido.

Entre letra y letra despejó sus pensamientos de cualquier tipo de nostalgia, permitiendo que sus pies forjaran el camino hasta dejarse caer sin cuidado alguno sobre uno de los columpios del parque, aprovechando su soledad para introducir la mano en su bolsillo y sacar la cajetilla. En movimientos rápidos sacó un cigarro y lo situó entre sus labios, encendiéndolo antes de darle una profunda calada y soplar el aire con muchísima lentitud. Esto era lo que le faltaba, sólo él, el humo y el silencio, quizás hasta así podría enfocarse en alguna nueva idea para una canción... no estaría mal hacer una por su cuenta.

Cerrando los ojos se dedicó a bajarse los audífonos y deleitarse con la nada, hasta que la tranquilidad llegó a su fin, siendo destruida por unos pasos sobre la nieve que se acercaban a su dirección. Ni siquiera se dignó a abrir los ojos, si la persona deseaba algo seguro hablaría o alguna mierda como esa y mientras no hubiese ningún indicio permanecería ignorando por completo la presencia ajena. Pero, joder, al menos un vistazo no estaría nada mal.

Al escuchar el tartamudeo con un tono escalofriantemente familiar entre abrió los ojos tan solo para curiosear, mas no pudo evitar terminar de abrirlos en gran manera y dejar caer el cigarro al suelo cuando reconoció la figura frente a él.

No podía creerlo.

Frunciendo el ceño se levantó del columpio, acercándose con lentitud e incredulidad hasta el contrario. Era... demasiado real para ser una jugarreta de su imaginación. Algo hesitante subió las manos, tomando las muñecas de Thomas con bastante delicadeza para destaparle el rostro y corroborar lo que ya sabía. En efecto se trataba de Bangalter. Un repentino vuelco en su corazón fue lo que le impulsó a romper el silencio entre ellos, aclarándose un poco la garganta en búsqueda de que el menor abriera los ojos.

-Thomas...- estaba casi petrificado, ni siquiera sabía cómo actuar con exactitud, así que sin más se dejó llevar por el momento y envolvió al más alto en un cálido abrazo, ocultando el rostro en su hombro totalmente abrumado. Hacía tanto tiempo que no sabía de él... y ahora... estaban juntos en aquel rincón olvidado del mundo.

Por supuesto que deseaba preguntarle el por qué de su aparición, cómo había llegado allí, pero por ahora las palabras podían esperar, prefería dejar que sus acciones hablaran por él conforme uno de sus pulgares acariciaba muy sutilmente sobre el abrigo ajeno, esperando un par de segundos más antes de romper aquel contacto y mirarle al rostro. Vaya, aún seguía siendo el mismo lanky beanpole.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't let others to see through you ~ Priv. Manuelito.

Mensaje por Thomas Bangalter el Mar Ago 12, 2014 6:12 pm

Estaba sorprendido. Jamás se habría esperado que Guy Manuel no le mantuviese rencor por haber cortado el contacto de una manera tan brusca con él. Pero simplemente y en aquel instante, cuando vio cómo el coche familiar se alejaba y la familia de Homem Christo abandonaba su adosado parisino, Thomas se quedaba sin saber qué hacer. Todos y cada uno de los días se acostaba y levantaba sin motivación alguna: como si no hubiera sido suficiente el abandonar su recién proyectada carrera musical, ahora tenía que separarse de su mejor amigo.

Pero ahora estaban allí. Y el más bajo le había dado el abrazo más cálido que jamás hubiera imaginado. Thomas se sintió lleno de dicha, sus ojos se colocaban vidriosos, como si quisiera llorar. El cuerpo de Guy Manuel se sentía cálido y sus cabellos, a pesar de parecer tupidos como era normal, dejaban escapar un olor a fresas y frutos del bosque que llegaban hasta sus fosas nasales y lo hipnotizaban.
Esa era una de las razones  por las que no quiso llamar a Guy Manuel en todo aquel tiempo: que quizá estaba demasiado apegado a él. No de una manera amistosa, sino algo totalmente contrario y sacado fuera de contexto. Jamás sabría si era ese sentimiento o no, así que prefería dejar las cosas pasar. Era un cobarde después de todo.

- G-Guy… -Tartamudeó en apenas aquella sílaba que formaba su nombre. –No puedo c-creer que éstes… aquí… yo… L-lo siento mucho. –Terminó por decir, su ronca voz se dejaba caer en un hilillo de voz débil.
Ya no estaban abrazados pero los azules intensos de Guy Manuel se clavaban en los suyos avellanados. Otra vez aquella sensación. Cuando la mirada del más bajo veía a través de él y llegaba a tocar su alma. Otra razón más que añadir a la lista.

Sin embargo, Thomas se las arregló para evitar aquellos ojos. Posó ambas manos, cubiertas por los guantes, en los hombros del moreno. Aun así y casi por arte de magia, se tomó la libertad de besar su frente, apartando las hebras de su cabello castaño oscuro con valentía.
El rubor se posó en su mejilla segundos después, dándose cuenta de lo que había hecho y no sabiendo si arrepentirse o no.

- Heh-he… -Sonrió tontamente, alzando uno de sus brazos y frotándose la nuca con él. –Sigues e-exactamente igual. –Dijo aquello porque era lo que se solía decir, no porque Guy Manuel le cohibiese ni nada parecido, sino porque había sido un torpe besándole en la frente.
Aquellas cosas no eran algo que hiciesen los chicos los unos con los otros. Thomas a veces pensaba en esos asuntos: la manera en la que las chicas podían abrazarse, incluso darse la mano por la calle, darse algunos traviesos besos dependiendo de lo ebrias que estuviesen… Jamás había visto a dos hombres hacer eso y le resultaba, en cierta manera, incluso injusto.
avatar
Thomas Bangalter

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 06/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't let others to see through you ~ Priv. Manuelito.

Mensaje por Invitado el Miér Ago 13, 2014 5:45 am

Le impresionaba lo mucho que había extrañado escuchar su propio nombre ser mencionado por aquella voz tartamuda que le traía tantas alegrías, notando que con cada palabra un sentimiento tibio y agradable se alojaba en su pecho. Estaba allí, de verdad Thomas estaba allí. Acomodándose el cabello detrás de su oreja negó muy lentamente con la cabeza, indicándole que no se tenía que disculpar... ante sus ojos, él había sido el que falló, de no haber sido por sus malas calificaciones no lo habrían expulsado de la escuela y aún seguiría en París, aunque ahora que lo pensaba... tal vez no había sido tan malo el haberse mudado antes que el menor, no podía siquiera imaginar tener que ser el que veía cómo su mejor amigo se iba a otro continente... no, no podría.

Una pequeña sonrisa se dibujó en sus labios como si quisiese decir algo antes del contacto inesperado en su frente. Tomando entonces color en sus mejillas y frunciendo el ceño al desviar sus orbes azules en otra dirección, haciendo su típico pequeño puchero. Un beso en la mejilla sería lo usual, pues un par de ellos se consideraban el saludo formal de su tierra natal, ¿Pero uno en la frente? Claro que no le molestaba, de hecho lo encontraba bastante agradable, sólo que... Non, eran creaciones de su imaginación, eso nada más.

También tú— admitió al regresarle la mirada y observar cada una de sus facciones. Sus cejas, sus ojos claros, su nariz, sus labios... todo seguía tal y como su memoria lo recreaba, a excepción de sus casi dorados rulos cuyas raíces más oscuras ya empezaban a ser apreciadas. —No has cambiado en nada— y con eso su pequeña sonrisa se acentuó tan sólo un poco más, siendo incapaz de esconder la felicidad que le otorgaba aquel encuentro.

Oh, ahora que lo pensaba... faltaba algo en su mano. Aunque podía esperar, había algo mucho más importante que necesitaba saber en ese momento.

Estoy feliz de verte, pero ¿Qué haces aquí?— preguntó finalmente, queriendo saber cómo es que el más alto había llegado hasta allí. De todos los lugares a los que la familia Bangalter se podía mudar con la generosa cantidad de dinero de la que ellos disponían parecía algo totalmente imposible que se mudaran a un lugar como este.

O tal vez no se habían mudado... y si ese era el caso ¿Por qué Thomas estaba allí? Por más que le daba vueltas al asunto en sus pensamientos no encontraba una respuesta válida. Si fuese el de cabellos claros quien se hubiese mudado por supuesto que Guy-manuel habría hecho lo posible por ir y encontrarle, ¿A caso él había hecho lo mismo? Su corazón dio un pequeño salto ante la idea, pero siendo desechada casi de inmediato, lo menos que quería era que su imaginación tomara el control una vez más, era una persona demasiado visual y sin querer podía llegar a pensar en cosas que se podrían considerar totalmente desfasadas.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't let others to see through you ~ Priv. Manuelito.

Mensaje por Thomas Bangalter el Jue Ago 14, 2014 11:36 pm

Thomas era capaz de notar los pequeños copos de nieve calar su ropa y derretirse con el contacto de la calidez que emanaba su cuerpo. Ahora estaba allí, bajo una nevada como las que solían caer en aquel pequeño pueblecillo, con Guy Manuel delante. Quien siempre había sido su mejor amigo y al que creería no volver a ver en mucho tiempo.
No podía evitar fijarse en cada gesto que éste hacía al hablar. La manera en la que sus pesados párpados y tupidas pestañas se dejaban caer plácidamente sobre sus ojos y aquel movimiento casi inconsciente de su flequillo hacia un lado.
Cuando el más alto quiso darse cuenta, se había quedado prácticamente embobado mirándole, y después de un tierno beso en la frente, no era la mejor opción.

Ah… —Soltó, despertando de su trance. —L-lo cierto es que tú tampoco has cambiado… ¡Aunque… c-creo que estás hasta un poco más bajito! —Bromeó dulcemente, sin malas intenciones, pues siempre le había gustado picar al otro.

Se acercó a él un poco más, el frío ya se volvía casi enfermizo en aquel paraje invernal.
Te importa s-si… —Thomas estaba más nervioso que nunca, no sabiendo muy bien porqué.Si te-te cojo… ah… ¿de las… las manos? —Aquello le había costado la misma vida pronunciar. —¡Es que hace mucho f-frío hoy! —Exclamó a modo de excusa.

El más alto bajó un poco la cabeza, frotándose las manos una contra la otra, cubierta por unos finos guantes de tela azul marina. La situación estaba yendo bastante bien, pero quizá aquella petición había empeorado ligeramente el asunto y no sabía si sería capaz de seguir hablando a partir de ahí.

B-bueno, volviendo a respecto que hago… aquí… Hmmm… —Se quedó pensativo, soplando aire caliente en sus manos para calentárselas. —Un día llegué a casa y mis padres decidieron que era hora de marcharse. Echo mucho de menos la calidez de París, ya sabes… Además, ¿r-recuerdas dónde solíamos vivir? —Thomas paró un momento, sintiendo que estaba saliéndose del tema y yéndose por las ramas, pero se había guardado mucho y quizá era hora de decirlo en aquel reencuentro inesperado. —Me enfadé el día que vinieron nuevos vecinos. Me enfadé tanto que tardé semanas en volver a hablar con mis padres o con alguien en la escuela… Y tú… ya sabes que no me enfado, hehe. —Terminó de hablar torpemente.
avatar
Thomas Bangalter

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 06/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't let others to see through you ~ Priv. Manuelito.

Mensaje por Invitado el Dom Ago 17, 2014 4:17 am

[[Sorry por la tardanza kajshdska]]

Ante el comentario por la estatura no pudo evitar reír un poco y darle un ligero empujón sin siquiera moverle de su posición, ahorita estaba muy enternecido por el reencuentro como para reclamarle por sus bromas, ya tendrían más tiempo para ello si el menor planeaba quedarse en el pueblo. Ojalá que así fuera.

—Te importa s-si… Si te-te cojo… ah… ¿de las… las manos? ¡Es que hace mucho f-frío hoy!

Ok, eso lo había descolocado bastante, pero ¿Por qué no? Nadie mejor que el castaño entendía lo desagradable que se podía tornar el clima del lugar, ¡Y ni siquiera estaban en invierno! No quería imaginar cómo sería al terminar el otoño. Sin embargo, ni siquiera le dio tiempo de mover sus propias manos para tomar las ajenas cuando el de rulos ya las había alejado de su alcance, obligándole a tener que esperar mientras el otro parloteaba como de costumbre... tenía que admitir que de verdad había extrañado esas retahílas de palabras.

Asintiendo suavemente a sus palabras le dejó terminar, esperando unos cuantos segundos más en caso que Bangalter quisiera ir en post de un nuevo round de palabras, por suerte no parecía ser el caso, así que esperó a que el chico bajase las manos para acercar las suyas y tomar las ajenas con cuidado, apretándolas con ligereza antes de decidir hablar de nuevo. —Debieron ser una jodida molestia si te hicieron enfadar de esa manera— comentó arqueando una ceja sin borrar la sonrisa significativa de su rostro. Conocía muy bien a Thomas como para saber que pocas cosas le molestaban, pero imaginarle así de molesto debió haber sido un evento épico, le hubiese gustado verlo por mera curiosidad.

Olvídalos ya, ahora vives lejos de ellos— le recordó para reemplazar aquella desagradable memoria acerca de los vecinos, soltándole una de las manos sin aviso previo para poder sacar la cajetilla de cigarros y haciendo marometas con esta hasta sacar uno y llevárselo a los labios. Sabía que el menor fumaba pero no con la misma frecuencia, así que sacó otro y lo llevó directo a los labios ajenos, esperando que lo tomase para poder encender el que yacía en los suyos.

Tenía tantas cosas que contarle a Thomas, tantas experiencias que pasó al irse de París y... ¡Cierto! ¡Ahora podrían hacer música juntos! ¿¡Cómo no lo había pensado antes!? Haciéndole señas para que se acercase acortó con la distancia y encendió el cigarrillo ajeno con el suyo antes de separarse, tomar una calada y juguetear un poco con el humo antes de dejarlo ir por sus fosas nasales. —Oye... ahora que estamos juntos otra vez, ¿Te gustaría retomar Daft Punk?— Por alguna razón el haber mencionado aquella palabra por la J le había causado otro vuelco pequeño en el corazón, pero de inmediato lo atribuyó a la emoción por retomar su carrera musical.

Podemos hablar los detalles en tu casa— propuso. La pregunta igualmente pudo habérsela hecho una vez que llegasen a la casa de alguno, mas cosas como esas no podían esperar, ¡No había tiempo que perder!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't let others to see through you ~ Priv. Manuelito.

Mensaje por Thomas Bangalter el Dom Ago 24, 2014 3:20 pm

Hacía mucho tiempo que no fumaba, que sus pulmones no se dejaban inundar por el humo y volverse un poco más grises. Guy Manuel había vuelto y eso se notaría en su vida otra vez: todo cambiaría, las sensaciones y las experiencias se volverían más intensas ahora que tenía alguien con quien compartirlas. Y por supuesto, los vicios y las madrugadas alocadas volverían. No sabía muy bien si aquel pueblecito entre las montañas era el lugar adecuado, pero juntos podían hacer todo lo que se propusieran.
Cuando los extremos de los cigarros se fundieron en unas solas cenizas, Thomas notó la mirada perdida del más bajo rondar alrededor de la suya. Y otra vez sintió algo que había olvidado hacía ya mucho tiempo. “Chiquilladas” pensó.

Me… me enfadé porque ahora otras personas ocupaban el lugar en el que tú estuviste. No me hi-hicieron nada, es decir… Eran buenas personas y todo lo demás, pero ya sabes, cuando te fuiste aún éramos pequeños y… —Se paró un momento y rememoró sus palabras anteriores, Thomas solía perderse en sus propios chismes. — ¡Daft Punk! ¡Me encantaría! —Una amplia sonrisa hizo acto de presencia en su rostro, siendo algo difícil mantener el cigarro en la boca y mordiéndolo por unos segundos.

Le dio una calada y cogió a Guy de una de las manos, casi arrastrándole fuera de aquel parque donde la nieve se dejaba caer en las dos o tres atracciones para los más pequeños.

¡Mi casa está por aquí! —Señaló, no quedaba muy lejos. — Ya verás, lo tengo todo como siempre… Los vinilos, las películas, los posters, todo en el mismo lugar en el que estaba. Y a-ahora mis padres no están, así que podemos escuchar música a-a todo volumen. —Su voz temblaba por el simple hecho de estar emocionado.

No podía creerse que el más bajo estuviera en aquel lugar, en aquel momento, otra vez a su lado. Dispuesto a darlo todo por un sueño aunque supuestamente hubiera quedado en el pasado. Volví a renacer, y quizá con más fuerza, con más ímpetu que ponerle. Thomas se sentía totalmente abrumado.
El cigarro se le había caído al suelo y tan sólo era capaz de olisquear el humo del ajeno, notando como sus dedos cálidos se entrelazaban fuertemente con los suyos y oyendo como sus pies luchaban por no tropezar y caerse.
avatar
Thomas Bangalter

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 06/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't let others to see through you ~ Priv. Manuelito.

Mensaje por Invitado el Jue Ago 28, 2014 6:01 pm

Spoiler:
Mein Gott xDDD! aksdhaj Thomas pls, haces que Guy suene como una muy mala influencia (????)

Para Guy-manuel no había mejor noticia en ese momento, el renacimiento de Daft Punk significaba que una vez más volvería a hacer música con la persona que más apreciaba, quien estaba frente a él mordiendo el cigarrillo con torpeza al sonreír. Uhg, ese dork era jodidamente adorable ante sus ojos, aquella sonrisa le enloquecía y empujarlo para que dejase de hacerla era casi una necesidad, mas en algunas ocasiones prefería dejarlo tranquilo, aprovechando para deleitarse con esas dulces expresiones.

Sin embargo no pudo durar mucho observándole, pues sin aviso previo Thomas le había tomado por la mano, obligándole a acelerar el paso para poder caminar a la par del más alto. —¿Todo?— en cierta forma no estaba impresionado de escucharlo, pues al saber lo perfeccionista, obsesionado y control freak que podía ser el contrario era de esperarse que organizara su habitación tal cual como la tenía en París, de hecho ya ansiaba el poder verla, estaba seguro que al pisar el lugar sería tal y como si estuviesen de nuevo en su hogar, como si nada hubiese cambiado.

Estaba tan concentrado en la euforia de poder revivir esos momentos que no se sobresaltó por la sensación de la mano del rubio cenizo sobre la suya, más bien apretándola con ligereza para evitar perder aquella conexión, corriendo como dos niños pequeños por las calles del pueblo hasta llegar frente al hogar de los Bangalter. Tal y como el más bajo lo esperaba, la casa no era como las demás, era ligeramente más lujosa, más grande y mucho más bonita, incluso las decoraciones externas y la combinación de colores daban a entender la alta clase social a la que pertenecían.

Thomas, espera— pidió para que se detuvieran justo antes de subir las escaleras a la puerta principal, notando de inmediato el gélido vacío que quedó al soltarle la mano. Dándose prisa se sacó el cigarro de la boca y lo apagó contra la nieve, guardando la colilla en su bolsillo para desecharla después, prefería entrar en la morada sin llevar la nicotina entre los labios.

Regresando a su posición al lado del menor se escondió tímidamente detrás de su cabello, acercando con lentitud su mano hasta la ajena. La idea de volvérsela a tomar le hacía temblar en nerviosismo, pero era algo que quería hacer, así que con suavidad y sutileza comenzó a tantearle la muñeca interna con la punta de los dedos, deslizándolos hasta poder entrelazarlos una vez más, regresando así esa calidez tan agradable. En todo momento estuvo evitando el contacto visual con su compañero, dejándose arrastrar nuevamente por sus pensamientos. Al principio al tomarle ambas manos lo había hecho con facilidad, sin embargo esta forma no tenía el mismo significado... o al menos no para él, era algo más íntimo, más profundo, no una simple tomada de manos para calentar las ajenas... sólo que él desconocía si Bangalter lo veía de la misma manera.

Ahora sí— avisó aunque no hubiese necesidad, esperando con cierta impaciencia interna por llegar a la habitación y pasar el resto del día con Thom.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't let others to see through you ~ Priv. Manuelito.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.