Conectarse

Recuperar mi contraseña

A mitad del otoño empiezan las primeras nieves. Como siempre South Park se viste de blanco y los habitantes sacan abrigos, gorros y guantes, pero sobre todo las palas para despejar sus entradas. Pero la gente de este pequeño pueblo de montaña está demasiado acostumbrada al frío y nadie les impide seguir con sus vida cotidiana.
Últimos temas
» Alisyum - Afiliación élite (cambio de botón)
Miér Abr 01, 2015 7:03 am por Invitado

» Urantia City — Amo x Pet [ Normal ]
Mar Mar 24, 2015 7:11 pm por Invitado

» twisted fairytales [Élite - Cambio de botón]
Vie Mar 13, 2015 6:47 pm por Invitado

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Dom Mar 08, 2015 4:02 am por Invitado

» Cambio de botón-Elite-La Pluma
Mar Mar 03, 2015 1:44 am por Invitado

» ANUNCIO DE ADMINISTRACIÓN!
Sáb Feb 28, 2015 9:10 pm por Lisa Eastwood

» Reglas generales
Sáb Feb 28, 2015 8:43 pm por Lisa Eastwood

» Tokyo Heart - Amo X Pets (Élite)
Mar Feb 10, 2015 10:40 pm por Invitado

» Do you wanna be? {Peter}
Dom Feb 01, 2015 12:04 am por Peter

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 40 el Lun Jul 17, 2017 1:19 am.
HERMANOS
Élite
COPYRIGHT© Little-mountain Town, 2013-14
South Park y los personajes de este foro pertenecen a Matt Stone y Trey Parker. Las imágenes obtenidas para la decoración provienen de zerochan, DevianrArt o Tumblr. Los códigos han sido obtenidos de internet, Oursourcecode y la asistencia de foroactivo. El diseño y estética del foro lo ha realizado el usuario de Christopher DeLorn con ayuda de varios tutoriales de internet. Cualquier copia o plagio será denunciado a Foroactivo.

Cita con correa (Priv.Topo)

Ir abajo

Cita con correa (Priv.Topo)

Mensaje por Gregory of Yardale el Mar Ago 05, 2014 12:38 pm

Lo había conseguido.

Había ganado la apuesta y ahora Christophe tendría que pasar el día con él en el parque de atracciones, como había prometido.

Claro, siempre supo que su plan maestro no iba a fallar, al fin y al cabo DeLorne no entendia demasiado de las carreas de caballos, no entendía ni por qué se había dejado llevar por la apuesta, aunque tenia su teoria, claro: Quería perder para estar con él.

Y ahora allí estaban, los dos plantados en medio del amplio y concurrido lugar en esa mañana de fin de semana; el rubio luciendo sus rayban y su aspecto más turista, con la camisa algo arremangada, la cámara de fotos colgando del pecho y el plano del lugar en las manos. Su cabello perfecto como siempre y su mejor colonia.

-Mis cálculos metereológicos fueron acertados, hace un día perfecto, querido Chris.- declaró en voz alta con su confianza habitual y una amplia sonrisa, señalando cosas con un bolígrafo sobre el plano.- A donde quieres ir primero? Aunque ya he calculado una ruta perfecta para agotarte y hacerte mio esta noche jujuju- le vio con sorna y una sonrisa algo pervertida.

Se retiró las gafas de sol dejándolas colgadas del bolsillo de su camisa y le vio de arriba abajo.

- Mmm... Ya podrías haberte puesto unos pantalones más ajustados, eran parte de la apuesta, así que la anularé y ahora me debes dos citas más.- declaró alzando la barbilla y tendiéndole la mano.- Vamos?- le sonrió de una manera encantadora y angelical, que nada tenia que ver con su malicia.

Nada saldría mal ese día, lo tenia todo enteramente calculado y aunque el parque de atracciones de ese pueblo no era la gran cosa, Gregory sabría sacarle provecho y convertirlo en un lugar digno de recordar en el futuro.
avatar
Gregory of Yardale

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 27/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con correa (Priv.Topo)

Mensaje por Christophe DeLorne el Vie Ago 08, 2014 9:52 pm

Caminaba detrás del rubio, arrastrando los pies y con su típico rostro de pocos amigos. Con los años había aprendido a soportar a Gregory, le costó, pero ya lo conseguía casi en su totalidad... Pero el muy cabrón se convertía en un grano en el culo cuando conseguía lo que quería y para su desgracia lo mejor que se le pudo ocurrir a ese cerebro atrofiado era llevarle a un jodido parque de atracciones, rodeados de críos gritones de manos siniestras y sucias, atracciones, colores chillones por todas partes y una jodida musiquita que volvería loco a cualquiera.

¿Ahora llamas cálculos a mirar la aplicación del tiempo de tu móvil? Y te dije que no me llamaras querido, me revuelve el estómago.

Sonrió con burla con la simple intención de molestar al rubio, ya que si bien era listo, la arrogancia era algo que le podía al inglés y él no desaprovechaba la oportunidad de bajarle los humos y ver esa cara de amargado que ponía durante unos segundos antes de volver a ser el "caballero inglés" de siempre. Y por otra parte... para que engañarse, estaba cabreado con el rubio, por una parte por elegir aquel lugar de mierda y por el otro al estar convencido de que había hecho algo al caballo que él tenía que manejar... Aquel bichejos de mierda no era capaz de dar tres pasos sin tropezarse y si el rubio podía manejar a esos animalejos el tendría que haber podido también.

¿Me preguntas de verdad donde quiero ir? ¡A la jodida salida! ¡Je veux quitter ce site!

Se palpó las sienes, notando como cada vez estaba más alterado y las ganas de darle un puñetazo a Gregory aumentaban, ya que el muy cerdo al ganar la apuesta no solo conseguía llevarle al jodido parque no... si no que tampoco podía fumar durante todo aquel día porque a su majestad no le apetecía que el humo del tabaco apestara su ropa. Por si fuera poco en esos momentos tuvo que pegarse al rubio, de forma involuntaria ya que retrocedió unos pasos para evitar que una horda de críos con manos pegajosas por haber comido "a saber que mierda" pasaron justo por su lado.

Una vez los críos desaparecieron se separó de Gregory, no pudiendo evitar tras sus comentarios hacia su ropa y lo que deducía que era un intento de comentario gracioso, mirarlo de arriba a abajo, alzando una ceja y no tardando más de diez segundo en hacerle un mal gesto con la mano derecha en respuesta a lo de las dos citas. Al ver la mano extendida del rubio no tardó en cogerla con cuidado, justo para instantes después sonreír con malicia y apretarla con fuerzas con la única intención de hacer daño al inglés.

Eso te pasa por ser tan marica. Ahora.....

Se quedó petrificado en el sitio, con la mirada fija en un punto de la larga calle que llamaba su atención como nunca se habría imaginado. Como una polilla va a la luz comenzó a caminar sin decir nada o esperar al rubio, hasta que finalmente llegó. Allí, ante sus ojos, en aquel estúpido puesto había una enorme y perfecta réplica de peluche de una jirafa... Joder! Hasta la lengua de aquel jodido peluche tenía ese color grisáceo y algo azulado.

Il est ... parfait.
avatar
Christophe DeLorne

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 12/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con correa (Priv.Topo)

Mensaje por Gregory of Yardale el Lun Ago 11, 2014 12:06 pm

Como siempre Christophe se mostró reticente y el inglés rodó los ojos, haciendo un ademán despreocupado con la mano como si aquel francés no tuviera ni idea de romanticismo.

-Tu humor sí que puede causarme a mi malestares en el estómago, querido- informó, volviendo la vista a su mapa del lugar, donde había señalado todo meticulosamente. Incluso había pagado una pequeña propina al encargado de la noria para que la frenase cuando ellos estuviesen arriba. Oh, sí, seria perfecto.

Si Chris dejaba de berrear, claro. El también cerró los ojos y se masajeó una sien, viendole de reojo con cierta cara que decía claramente "ya basta, no vas a ganar", pero en ese momento el otro se pegó de pronto a él y Gregory sonrió con más cariño, aprovechando para pasarle la mano libre por la cintura, complacido. Debía haber sido el perfume. O quizás su aire más sensual que de costumbre por las gafas de sol... Sí, seguro eran las gafas. Aunque a quien iba a engañar, si todo en él era irresistible. Tan irresistible como la velocidad de Topo para separarse de él después y verle de arriba abajo, seguramente deseándole.
 Aunque su rostro cambió al recibir ese gesto doloroso.

-Aargh, eres un agresivo, honey- se quejó viéndole mal y frotándose la mano, algo decepcionado.- Siento que la cita no sea de tu total agrado, pero estamos aquí por una apuesta justa, te repitó, y...

Y el castaño había pasado de él de repente, una vez más. Gregory suspiró tratando de relajarse y le siguió, esperando que el otro no fuera a huir y romper su palabra de hombre. Pero en lugar de eso le vio babeando por una jirafa de peluche y su sonrisa volvió a su rostro, asi con cierta malicia mientras guardaba el mapa en su bolsillo trasero del pantalón y se cruzaba de brazos, acercándose por detrás al otro.

-Lo quieres? Podria comprártelo.- dijo tratando de sunar seductor, echando un vistazo al puesto. Pero entonces vio que era un puesto de tiro al blanco y la jirafa uno de los precios mayores. No tenia demasiada lógica para él, pero bueno, seria suficiente para demostrar su habilidad con el tiro al blanco.- Bien, lo ganaré para ti entonces~- declaró sacando un billete y poniéndolo en la mesa con demasiado entusiasmo, haciendo que el hombre gordo encargado del lugar le viese con una ceja alzada.

-Tienes tres oportunidades- medio gruñó.

-Y me sobrarán dos- sonrió el rubio arremangándose más las mangas con elegancia, tomando una de las pistolas de plástico y sopesándola, antes de cerrar un ojo y apuntar. dando en el blanco de manera limpia. Los pocos que estaban observándo asintieron algo impresionados y aplaudieron vagamente, mientras Gregory se pavoneaba.- por supuesto nos llevaremos la jirafa, es lo que quiere mi querido Christophe~

Algunos niños rieron mientras el hombre descolgaba sin ganas la jirafa y se la daba a Gregory, quien volteó para dársela al otro.

-Un beso y será tuya <3- sentenció con sorna.
avatar
Gregory of Yardale

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 27/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con correa (Priv.Topo)

Mensaje por Christophe DeLorne el Sáb Ago 23, 2014 11:09 pm

Al ver que se trataba de un puesto de tiro al blanco sonrió, ya que si este no estaba amañado con facilidad conseguiría aquel perfecto y maravilloso peluche que parecía mirarle a los ojos y pedirle que le llevara con él. Desgraciadamente, a medida que buscaba algún dolar en todos los bolsillos de su cuerpo, fue recordando como no trajo absolutamente anda de dinero con el pretexto de que si estúpido del inglés le llevaba al jodido parque de atracciones sería él quien pagara todo.

Sintió el impulso asesino de darle un palazo al maldito gordo que le miraba desde dentro del puesto, arqueando una ceja mientras le decía que si no tenía dinero ya estaba tardando en quitarse de en medio. Cuando iba a marcharse todo su cuerpo tembló, no en el buen sentido, ya que la presencia de Gregory en su espalda y aquel susurro en aquel tono tan desagradable le erizaron la piel. Miró al rubio con el ceño fruncido, molestándose más al darse cuenta de que tenía que alzar la cabeza para poder mirarle a la cara, cosa en la cual no se había fijado hasta ese momento.

Dio unos pasos hacia delante para separarse del rubio, preparado para marcharse de aquel puesto y dejar al hermoso peluche colgando en su soledad cuando prestó más atención a Gregory y a su extraño y molesto deseo de ser todo un "caballero inglés".... Pensando que tal vez, por una vez en mucho tiempo aquello no sería tan malo.

Pues menos hablar y más disparar.

Aunque el inglés era realmente molesto y le entraron ganas de mandarle a freír puñetas con aquellos comentarios arrogantes, debía admitir que podía permitírselo ya que era cierto que este era realmente bueno en los deportes y en el uso de armas... Cosas de niños pijos que iban a casas de campo imaginaba. Sin darse cuenta se mordía el labio inferior observando como Gregory se preparaba y estudiaba aquella estúpida pistola de feria, pero tampoco fue capaz de reprimir la momentánea sonrisa y el asentimiento que hizo con la cabeza cuando este acertó de lleno en el centro, consiguiendo la puntuación máxima y por tanto, la jirafa.

Pero esa sensación de felicidad y éxtasis pronto fue "controlada" y en parte sustituida por algo de desprecio, ya que no pudo evitar mirar con algo de asco al grupo de hombres que asentían y admiraban la puntería del rubio. No por el hecho en si, si no porque no podía evitar carecer de respeto hacia hombres adultos que evidentemente se pasaban media vida en un puñetero puestecito de tiro al blanco en una jodida feria de pueblo. Tal vez por mirar con cierto asco a aquellos hombres no prestó atención en la actitud del inglés hasta que estaba enfrente suyo y le hacía aquella desvergonzada y propuesta de intercambiar un beso por aquel maravilloso peluche.

Pourquoi toujours demander des choses comme ça?

Lo miró fijamente, con los brazos cruzados y planteándose realmente si hacer lo que le pedía. Evidentemente no tardó en mirar con odio a los niños que reían, lo cuales no tardaron en callarse y mirarle con evidente miedo. Fue entonces, cuando pensó en aprovechar lo poco específico que había sido el rubio para conseguir lo que quería y de paso, molestarle. Se acercó hasta él, agarrándole del cuello de la camisa para agachar le y que sus rostros quedaran a la misma altura, no tardando en acercarse a una de sus mejillas para lamerla de arriba abajo, dándole lo que era como conocido como un "beso de vaca" los cuales sabía que el inglés odiaba por parecerle una ordinariez.

Vous aimez votre baiser?

Se apartó del rubio sonriendo, soltando el agarre del cuello de su camisa para coger el peluche y quitárselo de las manos. No tardando en apretarlo con ganas, disfrutando del enorme tamaño y la suavidad de este. No se molestó en mirar al resto ni en callar las risas de los niños, las cuales extrañamente le molestaba menos que antes, simplemente empezó a caminar.

Venga rubia, te dejaré elegir donde iremos ahora... Pero solo por demostrar que eres útil para algo.
avatar
Christophe DeLorne

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 12/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con correa (Priv.Topo)

Mensaje por Gregory of Yardale el Lun Ago 25, 2014 10:56 pm

Le encantaba cuando Christophe le hablaba en francés, porque sabía que no se daba cuenta la mayor parte del tiempo y usaba su idioma natal cuando se ponía algo nervioso. Y claro, saber que él era la causa de ese adorable nerviosismo en su futuro amante le llenaba de orgullo.

-Es justo, todo caballero necesita su premio por complacer a su acompañante- declaró con descaro, apretando un poco más el peluche contra sí mismo para dejarle claro con esa ligera amenaza que no se lo daria si no conseguía probar sus labios.

Y aun con toda esa seguridad que siempre vestía sintió un ligero vértigo ante la reacción de el francés. Que le tomara de aquella manera tan brusca le sorprendió y cuando sintió un ligero calor entre sus cuerpos el cabello de su nuca se erizó, aunque no tanto como lo hizo con el escalofrio siguiente ante la perfecta visión de sus bocas tan cercanas.

En serio pensaba que iba a recibir el beso, incluso había llegado a cerrar los labios. Aaah....que agradable momento, que perfección! No era sobre la noria, pero al final resultaria igual de lustroso para él.

Hasta que ese lametón le hizo saltar hacia atrás con evidente terror y mueca de asco.

-Christophe, por la reina Victoria, que indecencia!!- se quejó tratando de limpiarse con lo primero que encontró a mano, que resultó ser el mismo peluche de jirafa.- No viste que había niños mirando? Puedes ser un mal ejemplo para su futuro- afirmó alzando la barbilla, con esos aires de responsabilidad y madurez que a veces le invadían y que hicieron suspirar a más de una chica que vio la escena.

Christophe parecía satisfecho sin embargo con la conclusión de aquello y no tardó en aprovechar el momento de confusión de Gregory para arrebatarle el peluche y apretarlo contra él, cosa que hizo desaparecer al momento la molestia del inglés para observarle con una ceja alzada y nueva expresión divertida en el rostro. Era... sin duda adorable, irresistible.

Observó con total descaro su trasero mientras caminaba y le exigia seguirle y así lo hizo, alcanzándole en unos pasos rápidos para poder deslizar su serpentina mano por su cintura y tomarle con firmeza, manteniéndole cerca.

-Si me dejases elegir de verdad te llevaria ahora mismo bajo las sábanas de seda de mi cama, dear- canturreó a su oído. Y aunque ya lo hacía más por molestarle y verle alterado, todavía había un ligero toque de verdad en esos deseos.

A modo de venganza por el lametón le dio una fuerte palmada en el trasero y se apartó deprisa, mientras sacaba su mapa.

-Ok, let´s go- dijo más animado, comprobando aquellos puntos que había marcado.- Nos hemos retrasado unos...- sacó su reloj conómetro del bolsillo-...siete minutos y medio en ese puesto, así que quizás tendremos que saltarnos una de las atracciones de la tarde. Por suerte ya había calculado la posibilidad de demora en nuestra rutina, por lo que había elegido dos atracciones de más para descartar.- se recolocó las gafas de sol, que brillaron un momento de forma especial- Así con todo nuestra siguiente parada son Las cataratas.

Señaló a una atracción de agua, con barcas que parecian canoas para dos donde los usuarios se subian y les tiraban por un tobogan alto siendo rociado por agua, esperándoles más agua al final de la caida.

Gregory vio con cierta perversión a Topo, deseando que el agua marcase esa camisa que llevaba ahora de manera más holgada. Además él se pondría en el asiento trasero de la canoa y podria abrazarle durante la caida. Sería...perfecto.
avatar
Gregory of Yardale

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 27/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con correa (Priv.Topo)

Mensaje por Christophe DeLorne el Dom Ago 31, 2014 9:54 pm

De por si cuando el rubio se quejaba y se indignaba Christophe lo disfrutaba como si se tratara de una maravillosa obra de arte se tratara o uno de los mejores dulces, por que si, ver al siempre perfecto Gregory perder los estribos y mantener la boca abierta en una clara expresión de indignación, mientras su tono se volvía más elevado con cada segundo era algo de lo que nunca se cansaría. Aunque claro, él no era una persona demasiado expresiva, por lo que no tardó demasiado en mostrar su rostro serio de siempre, llegando a fruncir el ceño y suspirar con pesadez al escuchar los molestos suspiros del grupo de petardas que estaba cerca y los típicos comentarios y preguntas que estaba acostumbrado a escuchar desde "¿Como pudo hacerle eso?" a " No se como alguien tan elegante puede estar con alguien así".

Mataría por un cigarrillo...

Cuando empezó a caminar con la jirafa en sus manos ignoraba realmente el motivo por el cual el inglés había dejado de quejarse, aunque siempre se recuperaba bastante rápido con aquellas cosas y volvía a su apariencia de eterno caballero ejemplar. En el momento en que el rubio se puso a su lado y le sujeto de la cintura fue su turno de mirarle con incredulidad, alzando ahora él una de sus cejas y poniendo una clara expresión de "¿ Por que no has quitado tu mano todavía?". La incomodidad se intensificó cuando este se agachó para hablarle en el odio de forma intima y para decir aquello, logrando que por unos instantes Christophe se sintiera bastante incómodo y se apartara algo sofocado.

Ne fais pas ça!

Por no soltar la Jirafa movió la cabeza con brusquedad de un lado a otro, con la intención de que la molesta sensación del aliento de rubio en su oído desapareciera. Seguramente por eso no vio venir el golpe en su trasero hasta que ya era demasiado tarde, dando una patada como respuesta en dirección a Gregory que lo esquivo sin darse cuenta al adelantarse unos pasos, haciendo que gruñera con algo de fastidio por no conseguir golpearle.

¿Ir a donde? Ths... Vous plaisantez?

Miró al inglés casi con asco de solo pensar en subirse en aquella mostruosidad. En primer lugar, le sorprendía que fuera el rubio quien sugiriera montar en una atracción agua, ya que aquello seguramente estropearía y mojaría su perfectamente peina melena, por la cual siempre mostraba bastante preocupación por el aspecto que pudiera tener... Poniéndose cientos de potingues para que estuviera siempre perfecta. Y por otro parte... Simplemente no quería subirse en una atracción que terminaba con una piscina gigante de agua seguramente bastante profunda. Él era un hombre de tierra firme y no le gustaba el agua, la soportaba lo suficiente como para limpiarse o hidratarse, pero de allí no pasaba. Y sobretodo estaba el "pequeño" detalle que nadie conocía, y es que Christophe no tenía ni las mas remota idea de nadar.

No pienso subirme en esa cosa!

Le extendió la Jirafa, no para que la cogiera, si no para recordarle la presencia de ese maravilloso peluche que le había conseguido y que en aquellos momentos le hacía recordar cuan maravilloso era aquel juguete, que hasta incluso le serviría de excusa para librarse de montar en aquella monstruosidad.

¡¿Que quieres que se moje y se estropeé?! No pienso dejar que esta maravilla se moje montando en esa mierda... Y mucho menos pienso dejar que cualquier desconocido nos la guarde, estoy seguro de que he notado miradas de personas ajenas que planeas quitármela.

Aquellos eran motivos suficientes para quitarle la idea de la cabeza al inglés, o eso pensaba hasta que un tercero intervino... Uno de los jodidos empleados del puñetero parque que no tenía nada mejor que hacer que joderle la vida con su presencia. El muy cerdo explicó que en la misma atracción había taquillas de diferente tamaños para meter objetos, ya que así no había riesgo de que la gente perdiera sus aparatos electrónicos, peluches como el de la jirafa o perdiera sus paraguas si iban en un día de lluvia. Evidentemente el imbécil no se dio cuenta que durante su "feliz explicación" un instinto asesino se apoderaba de Christophe, que no supo como no le rompió la nariz de un puñetazo cuando le dijo que también podría dejar su pala.

Si dejo mi pala en una de esas putas taquillas será con tu cabeza...

Las palabras en francés:
- No hagas eso y - Estás bromeando?
avatar
Christophe DeLorne

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 12/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con correa (Priv.Topo)

Mensaje por Gregory of Yardale el Mar Sep 02, 2014 4:19 pm

La rápida y negativa respuesta del otro le hizo voltear a verle con el ceño fruncido con clara decepción. Por qué se negaba a todos sus maravillosos planes? Si ciertamente era una de las mejores atracciones! Aunque conociendo a su amante, seguramente no querría montar en nada solo para fastidiarle, a pesar de que estaban allí de una manera justa y tras una victoria limpia.

Pero cuando alzó la jirafa hacia él abrió los ojos sobremanera, sin poder creérse lo que le estaba diciendo. Por qué tanto amor por un...estúpido peluche de feria?! Estaba más pendiente de esa bola de algodón que del rubio perfecto que tenia delante y eso le hizo fruncir la mirada hacia el muñeco. Ese muñeco que le devolvia una mirada inexpresiva con esos ojos de botones negros, que parecía burlarse por tener las atenciones de SU frances. Ese muñeco debía desaparecer...

Claro que no podía hacer aquello o Christophe le odiaria. Si se enteraba que había sido él, por supuesto, porque Gregory tenia muchos contactos... PERO EN QUÉ DEMONIOS ESTABA PENSANDO?!

Cerró los ojos y suspiró lentamente mientras se apartaba el cabello del rostro. Por la reina, que ese francés le estaba haciendo perder la cabeza... Mira que tener celos de un simple peluche insignificante... No, él era mucho más razonable que eso. Debía haber algo detrás de esa manera de proteger al muñeco, una verdadera razón para que Christophe no quisiera subir a la atracción de agua con él. Estaria nervioso por estar tan cerca de él? Lo averiguaria, llegaría al punto de la cuestión.

-Dejaremos a Little Greggy en algun sitio, seguramente hay taquillas- sí, le acababa de poner nombre a la jirafa. Y justo decía aquello cuando un trabajador del parque se acercó a ellos a informarles sobre unas taquillas en la misma atracción. El rubio se apresuró a ver la reacción del castaño y ante ello sonrió con renovado ánimo.- Muchas gracias por la información- se despidió del hombre, tomando a Christophe de la espalda para guiarle- Lo ves, cariño? No hay ningun problema ahora, así que no tienes por qué ponerte agresivo, aunque sabes que me encanta, pero lo prefiero para los negocios- le vio con significado.

Llegaron al lugar y buscaron las taquillas. Una chica que miró sonriente a Gregory tomó la jirafa (aunque le costó arrebatársela al otro) y la metió en una bolsa de plástico precintándola y dejándola en una taquilla.El rubio le agradeció con su carisma habitual y guió a Christophe a la cola.

-Pareces contrariado, dear. Te encuentras bien?- quiso saber, retomando su búsqueda de la verdad- Espero que no estés nervioso por la cita en general, sabes que me portaré bien hasta el final- aseguró con cierto juego.- Aunque se me hace muy complicado aguantarme las ganas de besarte - buscó con su dedo el cabello de detrás de la oreja de Topo, acariciándole con cierta ternura.- Pero soy un caballero y me controlaré, así que no tienes por qué sentirte cohibido en mi presencia- le abrazó un poco por los hombros de nuevo y se acercó a ofaltear su cuello. Se había puesto algun producto especial para él? se sentía distinto a otros días...- Y si tú también te portas bien, te daré un regalo mucho mejor esta noche en mi cama~~
avatar
Gregory of Yardale

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 27/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con correa (Priv.Topo)

Mensaje por Christophe DeLorne el Sáb Sep 27, 2014 8:17 pm

La expresión de decepción del inglés no le hizo sentir culpable en lo más mínimo e incluso aquello conseguía que el castaño se pusiera más a la defensiva, pues por experiencia sabía que después de aquella clase de respuestas el rubio insistía más, llegando a resultar desquiciante en numerosas ocasiones... Pero esta vez no, esta vez no lo conseguiría. Aquella mirada que rozaba el odio que dirigió a su nuevo y adorado peluche le hizo tensarse, escondiendo todo lo que podía de este detrás de su espalda, como si su cuerpo fuera una especie de escudo que pudiera pararlo todo.

¿El motivo? Esa mirada de Gregory nunca significaba nada bueno. Estaba seguro de que él era de las pocas personas, por no decir la única, que sabía de lo que era capaz el inglés... Por mucho que mostrara esa actitud de eterno y galán caballero con los años Christophe había podido apreciar el lado oscuro del más lato. Si, él era agresivo y violento... Pero Gregory podía ser astuto y retorcido, como una especie de zorro capaz de controlar la situación y a las personas como si se trataran de marionetas.

¿Little Greggy? Quieres que el peluche resucite para suicidarse? Il ne sera pas appelé cela.

Miró al mayor con algo de repelús, no pensaba ponerle su nombre a un peluche que seguramente estaría en su cama o en su habitación... No, aquello le pondría la piel de gallina y terminaría cogiéndole asco al pobre objeto. Miró con odio al hombre que acaba de mandar todo su plan a la mierda, ladeando el rostro para poder observar su expresión de confusión al recibir tremenda amenaza por el castaño que habría empezado con una buena tanda de insultos si no fuera porque Gregory comenzó a guiarle y a obligarle a avanzar hacia las puñeteras taquillas.

Entreprise? Mais de quoi tu parles?! Et je vous l'ai dit mille fois de ne pas m'appeler miel.

Se revolvió y alejó al rubio con algo de brusquedad, le molestaba bastante aquellos apelativos cariñosos que a su parecer no eran muy normales, ya que daban a entender a todos los que pasaban a su alrededor que era una pareja o alguna mierda de esas. Aunque no quería subir a la maldita atracción siguió al rubio, ya que la única excusa decente que tenía para evitar aquella situación se había ido totalmente al garete por culpa de aquel anormal, al cual por cierto, apuntaría en su lista negra.

Miró con mala cara a la desgraciada que les había atendido en las taquillas, la muy golfa no solo sonreía al rubio de una forma encantadora, lo cual suponía que le molestaba porque no entendía como alguien podía querer coquetear con el inglés con las pintas de guiri que llevaba a las cuales solo le faltaba llevar un par de chanclas con calcetines. Le costó desprenderse de su Jirafa, tironeando de esta hasta que la chica tuvo que utilizar sus dos brazos para arrebatársela de un fuerte tirón. El impulso de lanzarse sobre esta y recuperarla era fuerte... Pero aquello habría despertado más las sopechas del rubio y era lo que menos quería, ya que era evidente que hacía un rato que Gregory había empezado a sospechar.

Deja las malditas preguntas! Ya te dije que estoy bien...

Maldecía el jodido complejo de detective que tenía el rubio y sobretodo el dolor de estómago que empezaba a extenderse por todo su cuerpo solo con ver como la cola para subir a la atracción estaba disminuyendo, pudiendo apreciar perfectamente como las personas bajaban por aquella puñetera cascada hasta caer en aquella profunda trampa mortal. Seguramente por que su vista y su mente estaban totalmente concentradas en el agua no prestaba demasiada atención a las palabras o las acciones del otro, sin inmutarse con las caricias en su pelo pese a que la piel se le erizó un poco, siendo capaz únicamente de asentir o responder con monosílabos esperando a que aquello bastara para que se callara. Evidentemente no iba a estar todo el rato en "trance" y mucho menos si se tenía en cuenta que estaba con el sobón de Gregory. Si de por si el abrazo lo habría hecho sentir incómodo y molesto, notar el rostro y la respiración del Gregory directamente sobre la piel de su cuello le hizo sonrojar, separándole de forma violenta para acto seguido cubrirse el cuello.

Merde... Te pasas demasiado con tus bromas!

Le miró con reproche mientras le hacia un mal gesto con la mano izquierda, subiendo los escalones sin apartar la mirada del rubio, atento a si intentaba alguna especie de movimiento extraño. Porque si, Christophe estaba convencido de que aquella actitud tan melosa del inglés era solo una de sus tantas maneras de incomodarle y molestarle solo con el objetivo de burlarse y divertirse a su costa. Le iba a sugerir que se metiera el regalo por el culo cuando la voz de una chica le llamó la atención... "Ya pueden subirse". Miró el "tronco" con dos asientos, a la chica y a Gregory con un espanto que no podía disimular demasiado bien... En que momento había terminado la fila?! Aquello era una mierda.

¡Nous avons déjà entendu!

Solo con aquel grito la molesta chica se calló y dejó de repetir que podían sentarse. Miró los asientos por última vez, antes de decidir en que asiento estaría "más seguro" ya que la opción de escapar de ahí quedaba descartada si no quería soportar la lluvia de preguntas del otro y las risas al enterarse. Tragó saliva y se metió con cuidado en el asiento trasero, ahogando quejidos en su garganta por lo difícil que resultaba montarse en aquella atracción del mal por culpa de lo que se movía, tensándose en el instante en que estaba dentro y apretando con fuerza los manos a cada lado del tronco en un intento inútil por que se moviera menos.

¡¿A que estás esperando?! Sube ya....

palabras en francés:
- No se llamará así.
- Negocios? De que estás hablando?! Y ya te dije que no me llames cariño.
- Ya lo hemos entendido!
avatar
Christophe DeLorne

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 12/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con correa (Priv.Topo)

Mensaje por Gregory of Yardale el Mar Sep 30, 2014 2:19 pm

Los negocios de Gregory siempre acababan interesando al francés, pues después de todo eran eso, negocios. El mercenario se llevaba un dinero extra cada vez que ayudaba al rubio a desbaratar a algun timador o comerciante de arte falso. Gregory tenia esa necesidad de ser el héroe del pueblo que no era del todo mala, pues en realidad había ayudado a muchas personas así, ganándose por ello el respeto de los adultos y su pase de alumno ejemplar, que le conseguiría pronto el puesto de presidente del consego escolar, cuando empezase la nueva campaña. Ya tenia pensados muchos cambios para aquel lugar y sobre todo su publicidad para la campaña. Había pagado incluso por un dominio en la red donde escribiria su propio blog para que sus seguidores pudieran leerlo.

- Es un nombre acertado para un muñeco que adoras, y deja de quejarte, cariño, a mi no me avergüenza que los demás sepan lo nuestro- aseguró con la barbilla alta en una clara demostración de la seguridad en sí mismo que destilaba.

La leve batalla entre la pobre joven que les atendió en las taquillas y el francés fue épica para Gregory, que solo observó demasiado divertido la situación. La chica quedó algo molesta y él supuso que estaba celosa por la pasión que topo ponía para proteger un regalo de su enamorado. Pero él también seguía preocupado por el cambio radical que había sufrido el castaño conforme se colocaban en la cola y ésta avanzaba. Claro que no le pasó por la cabeza la posibilidad de que fuese algun miedo a la atracción, pues para él Christopher era un joven valiente. Demasiado a veces. Sí, en ocasiones él querría que el otro fuera más tímido o miedoso, y así él podría envolverle entre sus brazos y decirle que todo estaba bien, antes de que ambos se dejasen dominar por la pasión.

Se perdía en aquellos pensamientos pervertidos que solo provocaban un fuerte cosquilleo en su vientre y le hacian perder un poco la cabeza por la impaciencia, pero claro, el francés allí estaba para quitarle de golpe el dulce que antes se empeñaba en hacer rozar su boca siempre (segun él). Le apartó de él privándole de seguir acariciando su cuerpo y el inglés hizo una leve mueca de disgusto por ello, pero se irguió y cruzó los brazos, pues no montaría una escena en público.

-No estoy bromeando, de verdad me gustaría que vinieras a casa de vez en cuando, allí tenemos mucha más privacidad- suspiró, negando con la cabeza y suponiendo que en el fondo Topo sí era bastante tímido. Él le había invitado varias veces ya. Mensaje sencillos y fáciles de entender como "mi madre ha salido, ven a casa, tengo vino y muchas ganas de verte <3". Pero Christopher nunca acudia. Al principio había creído que tenia mal grabado su número, como ya le ocurrió una vez cuando Topo se lo dio mal sin querer. Pero cuando mandó a varios espias para ver si el castaño recibia o no los mensajes descubrió que sí los recibía, pero aun así no acudía a sus llamadas. Sin duda por vergüenza, claro, no debía estar preparado para dar ese paso con él y él lo respetaba. Pero DeLorne no podía culparle si sus hormonas le pedían tocarle de vez en cuando.

Nuevamente fue una voz ajena la que le sacó de sus ensimismamientos y miró la atracción con una sonrisa, aunque ésta flaqueó con la mirada aterrada que le dedicó el otro. Abrió la boca un momento como si tratara de encontrar sentido al asunto y finalmente sus ojos se abrieron más cuando comprendió. No era tan dificil de adivinar en el fondo, por la manera en la que el otro se aferraba al asiento. Había estado equivocado entondes?! Sus ojos brillaron sutilmente con esa idea que le otorgaba tantas posibilidades de consolar a su pareja.

- ...Te da miedo la atracción?- murmuró. La chica claramente soltó una leve risita, pero él la miró algo mal por una vez. Oh, claro que era sumamente divertido! Pero no dejaría que se burlasen otros de su francés! Se apresuró a subir en el asiento delantero aunque no era su preferido.- No te preocupes, puedes abrazarme si lo deseas, y puedes gritar, no serías el único- le dedicó una de sus sonrisas reconfortantes de anuncio y volteó hacia delante, ajustándose mejor las mangas. Vaya, mojaria su camisa, no había pensado en ello. Pero ahora no importaba, tenia entre manos algo demasiado bueno.- Pero no sé por qué tenias miedo de decírmelo, sabes que te aprecio igual~.- un pitido fuerte indicó que se sujetasen a sus asientos y él así lo hizo, preparándose.

La atracción empezó a subir por un canal de forma lenta. A Gregory le estresaba un poco la tardanza ahora porque estaba deseando ser abrazado por el castaño.

- No mires abajo, será más sencillo!- aseguró en voz más alta porque ya a esa altura no sabía si se le escucharía bien por el viento y el ruido general en el parque. Y justo entonces el vagón se precipitó hacia abajo con fuerza, así que el rubio alzó las manos con emoción y las mantuvo así mientras el viento le azotaba el rostro, cerrando los ojos solo cuando sintió el fuerte golpe de agua contra su cara, empapándole por completo a él y a su acompañante.

Spoiler:
lo dejo aquí para que Topo reaccione a la caida xD
avatar
Gregory of Yardale

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 27/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con correa (Priv.Topo)

Mensaje por Christophe DeLorne el Sáb Oct 25, 2014 10:39 pm

He ido a tu casa varias veces. Y ya te he dicho que si no voy es porque estoy haciendo cosas importantes o simplemente no estoy de humor para aguantar tus tonterías.

Durante unos instantes si bien seguía mirando a la gente bajando por la tracción y el agua salpicando su mente estaba en otro sitio. Podía recordar y decir perfectamente las veces que había ido a la casa del rubio... La cual a su parecer era excesivamente grande para las pocas personas que vivían en esta, aunque tenía que admitir que pegaba bastante con el comportamiento y la forma de ser de su amigo, ya que estaba decorada con muebles de lujo, cuadros de pintores que seguramente estarían fumados y millones de chorradas que valían un dineral y que estaban ahí solo para fardar. Pero pese a lo ostentosa que era la casa, Christophe no lo pasaba mal por el hecho de estar allí. Por no decir que la familia de Gregory era pasable, pero teniendo en cuenta que soportaba al hijo y sus padres eran unos imbéciles que le desquiciaban cualquier familia le resultaría pasable.

Desde que era niño e iba a casa de Gregory debía admitir que se lo pasaba bien, pero por otro lado aquello se convertía en una especie de pequeño infierno en que el rubio lo terminaba agotando física y sobretodo mentalmente... Incluso podía recordar una de las últimas veces, en que después de ir a cantarle las cuarenta tras descubrir a aquellos espías de mierda que había mandado a su casa para que lo vigilaran por a saber que mierda, había accedido a quedarse a cenar y a dormir como disculpa del rubio y a la mañana siguiente lo primero que vio al abrir los ojos fue su sonrisa de anuncio y su cuerpo embutido en un pijama dentro de la misma cama... Como le tocaban los cojones las bromitas estúpidas del rubio en las que el concepto "espacio personal" desaparecía.

Pero ahora mismo, en estos instantes en que se encontraba dentro de aquella atracción de mierda mientras intentaba que se moviera lo menos posible...Christophe pagaría por que Gregory le dijera de ir a su casa y aguantaría todas las tonterías del inglés. Maldita sea... ¡Incluso accedería a ponerse algo de su ropa o bañarse juntos en la estúpidamente gigantesca bañera!

Peur? Moi? De cette merde?! No... No digas gilipolleces y mueve tu culo para sentarte de una una puta vez!

Con toda la discreción y el disimulo posible intentó aparentar más relajado en aquel infernal sitio, moviendo sus manos detrás de su cabeza, usándolas como una especie de cojín mientras intentaba aparentar todo la tranquilidad y comodidad del mundo... Aunque era evidente que aquello era una farsa. Sentía las pequeñas gotas de sudor en su frente, casa músculo de su cuerpo contraído y lo peor de todo es que sabía que Gregory era consciente de que estaba casi tan acojonado que cuando veía un perro... Jodida rubia de mierda que tenía que ver siempre su lado más patético. Pero no! Aunque le costara la vida no admitiría tener miedo! No lo haría! No le daría esa satisfacción al inglés!

En primer lugar yo no grito como un jodido cobarde. En segundo lugar, no pienso abrazarte como si fuera un marica.Y en tercer lugar... ¡No te he dicho nada por que no hay nada que decir! Así que sácate de la cabeza la jodida idea de que tengo miedo a esta atracción de mierda.

Le hizo un mal gesto con la mano antes de que se girara hacia delante, pero no le molestaba en lo más mínimo gritarle a la espalda del rubio aunque prefiriera habérselo dicho a la cara. Lo bueno de estar en el asiento de detrás de era que el inglés ya no podía verlo, siempre y cuando no se girara, por lo que sus manos volvieron a sujetarse con fuerza de aquella pieza de madera totalmente húmeda, mientras subía de forma tortuosa y aprovechaba para mirar con odio a la petarda que se había reído de él y que había pasado a formar parte de su lista negra junto a la otra petarda de las casillas y el imbécil que le jodió el plan para no montar en la dichosa atracción.

¡No me dan miedo las alturas!

Y si era cierto, las alturas no eran su problema no... Lo que le hizo palidecer fue ver la enorme y profunda extensión que les estaba esperando al final de la larga y empinada caída, si, tendría que haber hecho caso al desgraciado de Gregory que claramente disfrutaba de la situación y no haber mirado hacía abajo. Se preparó mentalmente antes de que el vagón cayera, pero de nada sirvió... Pues la única reacción que tuvo fue "abrazarse" con fuerza al inglés, si es que se podía llamar abrazar al agarre que Christophe había establecido y el cual si se hacía más fuerte tal vez le rompería alguna costilla al más alto, mientras escondía el rostro y evitaba que el agua le diera de lleno en la cara.

Cuando el movimiento se hizo más tranquilo abrió los ojos, volviendo a tomar aire y notar así como su cuerpo se relajaba... Y tan pronto reaccionó soltó su agarré del rubio con toda la velocidad que le fue posible, mandado a la mierda la discreción ya que de nada serviría. Cuando llegaron a la "orilla" se levantó del vagón y apartó con brusquedad al chico que les esperaba abajo por si necesitaban ayuda para salir, apoyándose en la primera farola que encontró mientras intentaba no caerse al suelo como un gilipollas por el mareo que le acaba de entrar por el mal rato que había pasado.

Merde...
Spoiler:
Peur? Moi? De cette merde?! = Miedo? Yo? De esta mierda?! Pobre Topo, creo que casi le da un mini infarto XD
avatar
Christophe DeLorne

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 12/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con correa (Priv.Topo)

Mensaje por Gregory of Yardale el Mar Nov 04, 2014 1:17 pm

Spoiler:
Maldito topo que quiere bañarse con Greg ahora que no hay vuelta atras!! *^*

No entendía por qué Topo seguía negando que estaba asustado, si era totalmente transparente para él. Sus gestos, su voz más elevada de lo normal... Si hubiese un perro delante de ellos, no le habría sorprendido, porque era la misma reacción por parte del castaño.

Pero el rubio solo dejó que se desahogara como quisiera, aunque rodó los ojos algo molesto al notar aquellos berreos tras él. No le daba vergúenza que otros ls vieran así y menos que gritara porque así atraian más atenciones, pero... No podía ser más... fino? Se suponia que los franceses podía llegar a maldecir y hacer que sonase a poesia pura, pero Christophe tenia la capacidad innata de hacer que todo sonase barrio-bajero.

- Voy a lavarte la boca con jabón ahí abajo, Chris- aseguró calmado pero firme en cierto modo. -Los caballeros dejan las palabras sucias para la cama solo.- su sonrisa regresó con cierta perversión oculta, pues no le importaria en absoluto escuchar las maldiciones del castaño cuando estuviese amándolo contra su cama. O su armario, o en el sofá, o en la bañera...

Sacudió la cabeza para dejar de pensar en aquellas cosas y se preparó feliz para la caida, dándole aquel último consejo al otro. 

Fue un momento rápido pero lleno de mucha adrenalina. Las caidas así le excitaban mucho y se divertia como niño, debía reconocerlo. Pero la guinda del pastel llegó cuando sintió los brazos del otro envolverle. Su rostro pasó en milésimas de segundo de la sorpresa a la satisfacción y posteriormente a una mueca de dolor que ya no pudo ocultar hasta que el agua le empapó por completo. Trató de soltarle para recuperar así la respiracón porque el fracés habia presionado mucho en su abdomen y el bote se tambaleó considerablemente, peligrando con volcar.

Cuando por fin el otro le soltó se quedó un momento quieto tratando de recuperarse y por fin salió de la atracción, tambaleandose también y apoyándose en la misma farola hasta terminar de recuperarse.

- Bloody hell...- maldijo ahora él, contradiciéndose por un momento.- Tienes... mucha fuerza...- le vio un momento con cierta perplejidad y completamente empapado, como si temiera que el otro hubiese querido matarle de verdad. Pero entonces se centró en su aspecto.- Ni siquiera te has mojado la mitad de lo que yo, qué clase de diversión pretendes que tengamos así?- se cruzó de brazos y alzó la barbilla con clara determinación. Se suponia que aquello no debía ser así! Ambos deberian estar riendose completamente empapados mientras buscaban un poco de sol para secarse y luego subian a otra atracción más tranquila donde podrían besarse tranquilamente y quizás hacer algo más. Y ahora él era el único pringado que estaba completamente mojado! ahora la camisa pegada al cuerpo le hacia ver sexy seguramente...

Trató de tranquilizarse mientras apoyaba una mano en su cintura y se recolocaba el cabello húmedo con la otra. Si lo pensaba bien, el hecho de que Christophe estuviese seco queria decir que él había hecho un buen trabajo como amante para protegerle. Sí, no tenia que estresarse tanto por nimiedades, después de todo el castaño le había abrazado porque confiaba en él.

- Me alegra mucho saber que te sientes tan a salvo entre mis brazos, Chris...- empezó algo perdido en aquellas películas de su cabeza, hasta que le miró y comprobó que el otro seguía extraño.- Estás bien?- quisó saber más preocupado, acercándose a él y poniéndole una delicada mano en su espalda.- Te ves pálido! Ven conmigo, te llevaré al baño!- le pasó un brazo por la cintura para aprovecharse un poco y le guio deprisa al primer baño que encontró.- Permiso! Es urgente!- exclamó apartando a los demás sin mucho respeto ahora. Se metió con Christophe en un cubículo y le puso contra la tapa abierta del váter, apoyándo sus manos en su espalda para darle ánimos- Vamos, suéltalo todo, yo cuido de ti, sweetheart...- aseguró algo inclinado sobre él. Pero cuando se dio cuenta de la privacidad y la posición no pudo evitar parpadear y ponerse algo nervioso al momento. Deslizó sus manos con cuidado de su espalda a sus caderas y sonrió de una manera algo peligrosa y pervertida.- Christophe... No te apetece humedecerte conmigo ahora?- soltó de manera seductora, mientras convertia su sujección en suaves caricias que seguro el otro disfrutaria(?).
avatar
Gregory of Yardale

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 27/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con correa (Priv.Topo)

Mensaje por Christophe DeLorne el Lun Nov 10, 2014 9:51 pm

Se esforzaba por mantener los ojos abiertos, ya que por culpa de aquella mala experiencia todo le daba vueltas... Lo cual no tenía demasiado sentido teniendo en cuenta que no giraron en ningún momento. Pese a ello ahí estaba él, sintiéndose un debilucho y un idiota mientras todo le daba vueltas y respiraba como si estuviera una clase de yoga rodeado de fumados amantes de la paz y la relajación.... Como le cabreaba aquella gente.

Le consoló un poco descubrir que él inglés se encontraba en una condición parecida, solo que posiblemente era más por culpa de su "abrazo" que no por la atracción en si. Sus sospechas quedaron confirmadas con sus palabras, no pudiendo evitar sonreír con algo de burla... Por lo menos el rubio había recibido un castigo por elegir aquella mierda de atracción y haberse reído de él por ello. Evidentemente cualquier respuesta sobre el "alago" de su compañero desapareció en el instante en que se quejaba por lo seco que el castaño estaba, el cual no tardó en mirarle con asco y cara de pocos amigos.

Si estás mojado es por elegir atracciones de mierda... Así que te jodes.

Ahora que volvió a dirigir la mirada a Gregory no pudo evitar observarle mejor. Estaba totalmente empapado, su peinado desarreglado, la ropa pegada a su cuerpo claramente ejercitado.... ¡Un momento! ¿Que coño se le estaba pasando por la mente? Esa maldita atracción lo había atontado, claramente... Que el imbécil y toca pelotas de su amigo le hubiera parecido atractivo no era normal. Se llevó la mano a la frente y la sobó con algo de brusquedad, convenciéndose a si mismo de que lo que acababa de pasar había sido por culpa del malestar y que haría todo lo que estuviese en sus manos para que esa atracción desapareciera de la faz de la tierra.

Se permitió cerrar los ojos y pensar con toda la claridad posible: "No seas gilipollas. Ver a Gregory mojado no puede parecerte... ¿atractivo? ¡Joder no! ¡No! Tu cerebro falló durante unos instantes, eso es. Ver así al inglés con complejo de caballero te recuerda... te recuerda a un chihuahua, eso es! Te recuerda a esa mezcla de perro y rata, gritona y creída con una ladrido penetrante...Si, justo a eso"

¿Mais que faites-vous? ¿¡Où vous me prenez maintenant!?

Llegó el turno de maldecir al rubio por arrastrarle de aquella forma ahora que se encontraba mejor y su mente se había recuperado de aquel mal trago. ¿Desde cuando el desgraciado era tan fuerte? No le basta con ser más alto si no que tenía que arrastrarlo a...¿Los baños?

¡No me jodas Yardale! ¡Si tienes ganas de mear o cagar ve solo!

Habría continuado con un par de insultos, ahora concentrados en su masculinidad, si no fuera por la violencia con la que el inglés fue apartando a la gente hasta meterse con él en un pequeño cubículo y obligar a Christophe a inclinarse hacia delante... Quien realmente había empalidecido. No por la incómoda postura en la que estaban, no, la palidez en el rostro del castaño era por culpa de lo cerca que veía su cara de aquel retrete, el cual era evidente que alguien había utilizado por el enorme y flotante excremento que veía tan cerca de su rostro... Malditos cerdos que no tiraban de la cadena.

Sin quitar una de las manos que apoyaba en la pared utilizó la otra para tirar de la cadena, apartando el rostro todo lo que podía para que las gotas de agua y seguramente algo más no le salpicaran. Durante el proceso no puedo evitar acercar más su espalda al cuerpo de Gregory, lo cual le sirvió para prestar atención a sus palabras y a las caricias que había empezado a impartir sobre su espalda y sus caderas.

¿¡Pero que coño te pasa!? ¿¡El agua te dio demasiado fuerte en la cara y tu cerebro no rige!? Además... ¿¡Por que quieres que vomite!?

Como pudo, debido a la falta de espacio, giró su cuerpo para quedar cara a cara con Gregory, mirándole con cara de pocos amigos justo antes de sujetarle por los hombros y pegarlo a una de las paredes para así poder abrir la puerta y salir de aquel baño. Sin importarle que el resto de hombres les miraran algo incómodos prosiguió con su pequeño arrebato de ira... Tal vez todavía afectado por su anterior pensamiento, lo cerca que su cara había estado de la mierda más grande que nunca había visto o por que ante la propuesta de " Christophe... No te apetece humedecerte conmigo ahora?" El pobre francés había pensado que su amigo se refería a otra extraña atracción.

¡Gregory Bon sang! ¡Si vous ne voulez pas vous laisser seul dans ce putain de parc Je veux que tu me prennes attractions normales! NOR-MA-LES! No una mierda donde me humedezca.

Sin esperar respuesta salió de los baños, caminando con paso rápido mientras rebuscaba en sus bolsillos únicamente para recordar que no había traído ningún paquete de tabaco con él por que era una de las condiciones del inglés al perder la apuesta. Empezó a respirar profundamente, sintiendo como aquello le relajaba lo suficiente como para bajar el ritmo con el que caminaba y así girarse para esperar a Gregory, a quien suponía había dejado algo atrás por que sus quejas no sonaban demasiado claras.

Date prisa, tenemos que recuperar la jirafa. La golfa de las taquillas pensará que nos hemos olvidado de ella y estará pensando que se la podrá llevar a su casa... La muy desgraciada.

Miró otra vez a su amigo y durante unos instantes se sintió algo culpable, sintiendo que tal vez se había excedido demasiado... Claro que aquel sentimiento no duró demasiado al recordar que se trataba de Gregory a quien había gritado de aquella manera y que ya demostraba siempre demasiada paciencia con el inglés, por lo que de vez en cuando tenía derecho a explotar.
Palabras en francés:
"¿Pero qué haces? ¿Donde me llevas ahora?" "¡Maldición Gregory! ¡Si no quieres que te deje solo en este puto parque quiero que me lleves a atracciones normales! ¡NOR-MA-LES!"

_________________
avatar
Christophe DeLorne

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 12/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con correa (Priv.Topo)

Mensaje por Gregory of Yardale el Lun Nov 17, 2014 12:22 pm

Spoiler:
La firma me mata, en serio x_D

Quizás se había excedido en su acercamiento, porque fue evidente que había asustado al francés. En cuanto Christophe volteó a verle con aquella expresión ofendida el ingés alzó las manos fingiendo inocencia, pero fue demasiado tarde, porque el castaño le empujó para salir del baño. Le molestó que le gritara. Qué trato era aquel? Le tenia como rey en aquel lugar! Estaba haciendo todo lo que podía para que se divirtiera! Por qué no podía ser más agradable con él? Si hasta le había conseguido una maldita jira... Boody Hell... La jirafa!! La habían olvidado en la atracción!

- Christophe...- llamó a duras penas, siguiéndole cuando salió del baño. Muchos tipos les miraban y él les lanzó una mirada orgullosa- Tienen algun problema? Sí, acabamos de salir juntos del baño, pero solo trataba de ayudarle con su mareo, no pensaba hacer algo ahí dentro.- chasqueó la lengua- soy un caballero, por dios!- contradijo a sus anteriores ideas antes de salir por fin para seguirle.

El castaño le esperaba fuera ya y sí, había recordado a la giraba. Gregory hizo una leve mueva por la manera de hablar del otro, sobretodo de una mujer. Se subió un poco las mangas de la camisa húmeda y se apartó el cabello desordenado de la cara con ambas manos, soltando un suave suspiro. Malditos contratiempos! Esperaba que todo aquello no afectara a su perfecto plan de besar a Christophe en lo alto de la noria.

-Chris, dudo que la señorita u otro empleado pueda hacer tan cosa.- se fue acercando más a él para poder caminar a su lado, tomandose la camisa para separarla un poco de su pecho y sacudirla un poco, con una mueca asqueada por seguir tan mojado mientras que el otro estaba perfectamente seco.- Y a qué atracciones quieres ir entonces?- quiso saber.

No tardaron en volver a la atracción anterior, donde Gregory esperaba que pronto terminaría aquella pesadilla de la jirafa.

-Disculpe, señorita Nathalie- llamó la atención de la muchacha. Y sí, de algun modo sabía ya su nombre- Nos hemos dejado un muñeco en las taquillas.

-Ah, sí, ya recuerdo, el peluche de tu novio- sonrió ella encantada, buscando la llave con tranquilidad sin darse cuenta de que Gregory habia empezado a brillar de repente un poco más por su orgullo reparado tras la desastrosa pelea en el baño.- Mmm... que extraño...No está aquí la llave- murmuró de repente, devolviéndole a la tierra.

La chica se acercó a las taquillas y encontró la llave puesta en la cerradura de la misma. La taquilla estaba abierta y vacia, lo que casi provocó un ataque al corazón de Gregory.

- Q-quien ha podido cometer tal delito?- exclamó. Ella se encogió de hombros y llamó a su compañero. El otro chico tampoco la había abierto y de repente los dos se vieron muy apurados.- Pero no podemos quedarnos de brazos cruzados! Alguien tiene algo que nos pertenece y si ustedes no saben quien, no se trata de una equivocación, sino de un robo!!- aseguró el rubio con mucha determinación, golpeando con su puño en el mostrador.

-Te entendemos, muchacho. Quizás podamos acceder a las cámaras de seguridad de la atracción, pero nos llevará un poco de tiempo. Será más sencillo si os hacemos un vale y tomais un nuevo peluche gratis.- trató de solucionarlo el chico.

- Está intentando sobornarme?- se quejó totalmente ofendido él ahora.- Escuchame bien...- se acercó a leer el nombre de su placa, subiéndose las gafas de sol- Mike!- añadió de manera algo despectiva, regresando la mirada a el chico.- Supongo que así se hacen las cosas en America, pero los ingleses no dejamos que los criminales se salgan con la suya!

Se acercó a Christophe con mucha solemnidad y determinación, el cual ponía cara de estar esperándose que algo malo habia pasado. Estaba molesto. No solo estaba mojado, sino que ahora por culpa de unos incompetentes tendría que lidiar con la tristeza de Christophe al saber que habían perdido la jirafa que él le había conseguido. No entendían que otra ya no tendría el mismo valor sentimental para el francés!

-Chris...?- empezó, notando como la cola de la atracción volvia a llenarse, no dejándoles demasiada intimidad.- Ven un momento, por favor.- le tomó de la mano y le apartó, quedándose junto a él en un rincón y acercándose a verle con una expresión más seria ahora, mientras se retiraba las gafas de sol- No quiero que te alarmes, pero la jirafa ha desaparecido. Nos ofrecen la posibilidad de tener otra, pero por ti llevaré esta investigación más allá hasta descubrir la verdad sobre la desaparición.- bueno, quizas no era tanto por el orgullo ingles como por el hecho de hacerse el heroe delante del otro.- Lo primero que tenemos que hacer es colarnos en la torre de seguridad del parque, despistar a los guardias y mirar las cámaras de seguridad. - Aquello le hizo sonreir con cierta travesura y malicia. Le encantaban aquellos retos o misiones, después de todo.
avatar
Gregory of Yardale

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 27/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con correa (Priv.Topo)

Mensaje por Christophe DeLorne el Lun Nov 24, 2014 8:31 pm

Respondió a la mueca del inglés con otra parecida. En realidad el francés no pensaba en un principio que esta se debiera a las palabras con las que se estaba refiriendo a la encargada de las taquillas, Christophe pensó que aquella mueca tal vez se debía a que no le había esperado desde un momento o bien a que el rubio seguía empapado y con un aspecto pésimo... Que se jodiera, si no hubiera elegido esa atracción el seguiría bien seco y peinado.

¿Lo dudas? ¿Te recuerdo lo perfecto que es ese jodido peluche? Desde que lo conseguiste no he dejado de detectar miradas sospechosas. Y el desgraciado ese que nos sugirió ir a las taquillas seguro que era un compinche de la chica... ¿¡No te fijaste en como me la arrancó de las manos!?

Para el francés la confianza que mostraba el rubio en aquellos desconocidos era realmente estúpida e indignante. Resultaba más que evidente que esos empleados harían lo que fuera por conseguir lo que querían, aunque fuera robando a los clientes, ya que seguramente se tiraban horas y horas trabajando por un sueldo de mierda y torturados piscológicamente por aquella puñetera cancioncita que no dejaba de sonar una y otra vez, creando una falsa atmósfera de felicidad para engañar a las masas y así sacarles el dinero.

Ve tú a por la Jirafa, yo te espero aquí.

Una vez llegaron a la atracción esperó a que el rubio hiciera "su trabajo", pues no entraba en sus planes volver a subir por aquella atracción y ser salpicado por las canoas que no dejaban de parar con personas estúpidas y empapadas dentro de estas. No tardó en darse cuenta de que Gregory estaba tardando mucho más de lo que era necesario, no pudiendo tener una mala sensación mientras las sospechas de que su Jirafa había desaparecido se hicieron más fuertes... De ser así se alegraba de no haber subido él también, seguramente habría dado una paliza a alguno de los empleados y había demasiados testigos, no quería ir a la cárcel por herir de gravedad a un idiota, no, si iba a la cárcel que fuera por cargarse a un pez gordo.

Oui, définitivement est disparu.

Susurró el francés para si mismo mientras veía la cara del inglés mientras bajaba las escaleras como si acabara de salir de un funeral. Rodó los ojos mientras su amigo le tomaba de la mano y lo apartaba hasta un rincón, dedicándole una seria mirada que denotaba una clara molestia y para alguien como Gregory que conocía tan bien al francés... Se podía leer en su cara un claro "¡¿Te lo dije o no te lo dije?!". Su ceño se frunció más ante la idea de conseguir otra jirafa. ¡Él quería ESA jirafa! La encontró como por obra del destino, como si esta le llamara para que la rectara de su prisión y se la llevara con él, donde sería respetada y admiraba como se lo merecía. Y bueno, también había sido un regalo del inglés y aunque no lo pareciera el guardaba con cuidado la mayoría de los regalos que este le había hecho, pues era su único amigo y era normal que le tuviera cariño... Por muy desquiciante e insoportable que resultara la mayoría del tiempo.

Yo no quiero otra Jirafa, quiero esa, no pienso abandonarla y dejar que esos desgraciados se salgan con la suya.

Alzó una ceja con algo de curiosidad, recordando nuevamente que esa especie de complejo de detective que tenía el inglés también tenía su lado bueno. La idea de empezar un misión de rescate, colarse en "la base enemiga" y romper algunas normas era sin duda mucho mejor que cualquiera de las atracciones de aquel sitio.

Creo que ahora es más posible que disfrute de esta horrible visita al parque de atracciones.

Se permitió sonreír y cogió a Gregory de la muñeca, arrastrándole hasta que a su parecer ya empezaba a caminar a una velocidad aceptable para soltarlo. Siguió las indicaciones de los carteles hasta que pasaron por delante de la "torre de seguridad" si es que así se podía llamar a aquel edificio de tres pisos. Al mirar al interior puedo apreciar que en el primer piso solo había tres guardias y otro hombre más delante de un ordenador... Seguramente se trataba de una especie de recepcionista y no parecía haber ninguna cámara, por lo menos en aquel piso.

Hay cuatro hombres dentro, pero no hay ninguna cámara de vigilancia... Menudo nivel de seguridad más patético. Vigila mientras me subo a ese árbol quiero comprobar una cosa.

A la derecha del edificio había un árbol lo suficientemente alto como para que una de sus ramas quedara cerca de una ventana del tercer piso y lo suficientemente ancho como para que él lo subiera... Definitivamente aquella gente no tenía ni puta idea a la hora de tomar precauciones. Una vez subió se asomó con cuidado, comprobando que para su mala suerte la ventana estaba cerrada y únicamente podía abrirse desde dentro. Bajo del árbol con la misma facilidad con la que había subido a este y se colocó delante del rubio, colocándose la camiseta y la bandolera que se habían movido un poco durante aquel descenso.

La ventana está cerrada, solo podemos entrar por la entrada. Aunque no haya cámaras lo más seguro es que el hombre que está en esa especie de escritorio tenga algún botón para avisar de algún problema... Yo creo que lo mejor es llamar la atención de los cuatro y de un golpe dejarles inconscientes, no es necesario darles muy fuerte... Lo suficiente para tener quince minutos para llegar al tercer piso, revisar las grabaciones y salir por la ventana.

Se llevó la mano derecha a la boca y comenzó a morderse la uña del pulgar, ya que si bien su plan podía funcionar... Debía admitir que no eran demasiado su fuerte, ya que no se le ocurría una forma de llamar la atención lo suficiente para que los cuatro hombres se apartaran de sus puesto. Entonces miró al rubio, ya que este si que solía ser muy bueno a la hora de planificar las cosas y pensar planes... Tal vez incluso ya tuviera una idea mejor o por lo menos algunos pequeños puntos con los que mejorar la suya.

Vamos, se que ya has pensado en algo. Si es una idea mejor o algún "suplemento" para la mía ya estás tardando en decirlo, no tenemos todo el tiempo del mundo, tal vez esos ladrones se estén escapando en estos momentos.

Frase en francés:
"Si, definitivamente desapareció"

Spoiler:
Yo me imagino que la continuación de esa firma es que tira la botella contra una pared XD a lo "Merde! otra vez lo dibujé sin darme cuenta"

_________________
avatar
Christophe DeLorne

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 12/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con correa (Priv.Topo)

Mensaje por Gregory of Yardale el Miér Nov 26, 2014 11:29 am

Spoiler:
Lo que mas me mata es que pongan la cara de la serie de verdad xD toda redonda

Estaba seguro de que Chris estaria totalmente de su parte en esa situación y alzó la barbilla con claro orgullo al escuchar su sentencia y la resolución en su voz. Eso era algo que le gustaba mucho del castaño, su espíritu luchador, propio de un buen político(?).

Bien, entonces estaba dicho, tenian que dejar su cita perfecta de lado para llevar a cabo esa misión repentina, pero... las responsabilidades estaban por encima del placer, ya compensaría al francés en otra ocasión por aquello, pues seguramente estaria destrozado. Y su comentario lo confirmó, fingiendo que prefería hacer aquello antes que subirse con él a las atracciones y disfrutar. Era tan dulce...

-No te preocupes, sweetheart, estoy seguro de que terminaremos a tiempo para el gran final en la noria- le sonrió decidido, palmeándole el hombro antes de apretárselo un poco de manera cariñosa.

Dejó que Christophe le estirase para salir de aquella atracción y volver a las calles revueltas y señalizadas del parque. Le sorprendió un poco la destreza que tenia el otro para apartar a la gente de su camino y tuvo que disculparse al vuelo con algunos para no montar ninguna escena.

-No tienes que ser tan brusco con la gente, Chris, no queremos llamar la atención ahora!- regañó. Al parecer el otro había pensado mejor la situación y ahora estaba demasiado excitado con la idea de llevar a cabo aquello antes del gran final, porque no tardó en seguir las señales para llegar a su destino.

El edificio de tres pisos no era gran cosa en realidad. Era bastante pequeño, asi que Gregory trató de analizarlo por dentro, suponiendo que tendria una sola escalera y ascensor con un poco de suerte. Quizás tendria algun baño privado por planta, pero no creía que tuviese más habitaciones separadas, así que seria algo complicado entrar de manera sigilosa.

Se puso más recto y se frotó la barbilla pensativo, frunciendo un poco el ceño como hacia siempre que se concentraba en algo y dejaba de prestar atención al resto de cosas. Chris también hizo su trabajo y él asintió ante la información añadida, llevándose las manos a la cintura.

-Bien, el primer piso será fácil entonces, pero no sé que nos espera arriba.- se sobresaltó por su petición y al momento se apuró- Chris! Espe...!- bufó al ver que ya trepaba al árbol con demasiada facilidad y frunció más el ceño- Por qué no haces eso para entrar por mi ventana cuando te castigan?- se quejó, y que el otro siempre le decia que estaba castigado cuando no queria ir a su casa. Una familia pasó cerca de allí y miró a Gregory con rara cara como si este estuviese hablando con el árbol, así que carraspeó y trató de fingir calma.- Solo ten cuidado!- masculló ahora, cruzándose de brazos y sonriendo de manera encantadora a quien le miraba.

Esperó a que bajase y cuando lo hizo se acercó a él para ayudarle a quitarse las hojas, sacando una toallita húmeda empaquetada de manera individual de su bolsillo trasero para dársela y que se limpiara la resina e las manos. Escuchó con atención sus palabras y su plan y asintió, nuevamente pensativo.

-Ya veo... Al menos esa ventana puede ser un buen plan de escape para no tener que volver a pasar por los pisos, porque dudo que no hayan cámaras en los superiores.


Los dos se quedaron un momento en silencio mientras sus mentes funcionaban como antaño. Siempre había sido así, desde que se conocieron de pequeños. Así era como recuperaban los juguetes que los otros niños les robaban, o como eran sus juegos de misiones secretas, sin contar cuando esos juegos se convertian en asuntos más serios. En esas ocasiones era también cuando topo se sentía más confiado a su lado y lo demostró de nuevo, ofreciéndole la posibilidad de colaborar en el asunto en lugar de querer hacerlo él todo y decirle que sobraba o que era un estorbo. Eso le hizo sonreir sin remedio por un momento, porque también demostraba que el francés le veía claramente capacitado para aquello.

- Más o menos.- reconoció, volteando para señalarle un enorme castillo de aire en el cual saltaban los niños.- Pincharemos el castillo para que todos los guardias salgan. Seguramente el de las cámaras se quedará dentro, pero abatir a uno será mucho más fácil que a cuatro.- rebuscó en su bolsillo y dio con una especie de destornillador pequeño, o al menos eso parecía al principio. Apretó un botón y salió un pincho bastante afilado- Es bueno estar preparado para emergencias- explicó al otro.

Fue sin más a la colchoneta en cuestión y la rodeó con calma, buscando el lugar idóneo para perforar y que causase mayor destrozo sin que fuese sospechoso. Sonrió al encontrar una zona unida y ahí fue donde actuó, logrando que pronto saliera un fuerte viento que aumentó gracias a los niños que saltaban dentro del castillo. No tardó en volver junto a topo y mirar su reloj y en unos pocos minutos ya se había armado el caos.

-Vamos!- apremió cuando vio salir a los tres guardias e incluso a alguno más que seguramente vendría de los pisos superiores.

Se coló en el edifico tomando al otro de la mano y miró con cuidado de no ser visto al chico de las cámaras. Este parecia algo estresado mientras se comunicaba por teléfono con el gerente del lugar. Gregory, bastante serio ahora, se puso unos guantes negros y le hizo unas señales a Topo para que bordeara el escritorio y tirase algo sin ser visto. Mientras el otro lo hacia él se deslizó por detrás y en cuanto el guardia se despistó con su trampa le apretó un par de puntos clave en su columna, dejandole por un momento sin fuerzas e inconsciente.

- Una técnica de espionaje muy efectiva, cuando lo desees te la puedo enseñar- sonrió con algo de soberbia al francés, antes de ponerse a rebuscar en los cajones - Quizás encontremos un plano del edificio más completo. Crees que habrán cámaras aquí tambien? Tendremos que revisar eso antes de salir.

-Mike? Todo va bien? - habló de repente un walkie talkie, sobresaltándole. La voz se escuchaba con cierto eco tambien por las escaleras. Era alguien hablando desde el segundo piso.

-Hazte cargo- ordenó al su amigo entonces.
avatar
Gregory of Yardale

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 27/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con correa (Priv.Topo)

Mensaje por Christophe DeLorne el Dom Dic 14, 2014 12:34 am

Durante el trayecto en que arrastró a Gregory de la mano para llegar a la torre de vigilancia, tuvo que mirar un poco hacia atrás debido a las quejas de este. Desde su punto de vista apartar a la gente que no tenía nada mejor que hacer que ir por el medio de las calles del jodido parque, creando lo que se conocía una "barrera humana" para demostrar cuanto afecto había entre ellos, dando por culo y obligando a los demás a seguir su paso lento.

Como mucho pensarán que tengo prisas y soy un imbécil. Pero si tú te pones a gritar "No tenemos que llamar la atención" tendrá el efecto contrario... Como se nota que tienes genes rubios.

Por muchas ganas que tuvo de alzar la voz no lo hizo, ya que no tendría sentido regañar a su compañero y hacer segundos después él lo mismo. Y para evitar una nueva discusión que les hiciera perder el tiempo otra vez añadió un "Disculpen" a cada persona que apartaba de su camino... La "violencia" y brusquedad era la misma para que engañarnos, pero al parecer si uno hacía un poco el capullo y perdía perdón de mientras la gente se quejaba menos.

Cuando llegaron a la torre y se puso a subir el árbol ignoró los reproches del otro, aunque no pudo evitar sonreír divertido al ver la cara de idiota que este ponía cuando un grupo de personas, que tenían que ser las típicas personas de vidas aburridas que no tenían nada mejor que hacer que mirar lo que hacían otros para llenar el vacío de sus miserables vidas de imbéciles, lo miraron como si se tratara de un loco.

Una vez comprobó todo y bajó del árbol dejó que el rubio le ayudara a quitarse las hojas y las pequeñas ramitas que le se habían enganchado al pelo y la ropa. No puedo evitar alzar una queja y poner una mueca mientras cogía la toallita húmeda que le estaba ofreciendo. Y aunque debería estar más que acostumbrado a estas alturas de la vida, no podía evitar sorprenderse de las cosas tan inútiles que llevaba el otro encima.

¿En serio? ¿Toallitas húmedas? Entre esto y los pañuelos de tela me recuerdas a las típicas viejas taradas. Y por cierto, si no subo así por el árbol de tu casa es porque no me sale de los huevos y porque es un jodido árbol raquítico que no aguantaría ni medio quilo.

Aquello lo dijo con toda la tranquilidad del mundo, mientras utilizaba la dichosa toallita húmeda que le dejó un olor a lo que deducía que eran frutas del bosque que le hacían sentir como si fuera uno de esos maricas tarados que iban por el mundo caminando como si estuvieran en un cuento de hadas y mierdas de esas. Que no es que él tuviera algo en contra de los maricas, simplemente odiaba a los tarados... Y si daba la casualidad de que eran maricas pues la suma "maricas + tarados = maricas tarados" y a quien no le gustara pues que le dieran por cuelo.

Esa "reflexión" le hizo mirar a su amigo durante unos instantes, ya que pese a las cosas tan gays que usaba, su obsesión por dar buena imagen y las bromas incómodas que hacía no tenía pinta de tener "pluma", "soltar aceite", ya se entiende... Por no decir que sabía que se había acostado ya con algunas putas, no de las que cobran, si no putas porque le caían mal.... No sabía muy bien el motivo, pero le caían mal esas chicas que compartieron cama con el rubio. Negó con la cabeza con algo de brusquedad para regresar a la realidad, ya que estaba perdiendo un tiempo muy valioso en gilipolleces como esas, y le dio toda la información que tenía hasta el momento al inglés.

Fue su turno de esperar unos momentos, hasta que finalmente Gregory parecía estar satisfecho con su idea y se la contó. A decir verdad a él no le importaría abatir a cuatro hombres, pero debía admitir que la idea del rubio era mucho mejor y más rápida... Por no decir que le hacía ilusión ver como padres y niños gritaban como si se tratara el fin del mundo al ver como la mierda esa de plástico hinchado se les "caía" encima.

Enhorabuena, recuperaste algo de hombría a mis ojos al sacar el juguete punzante. Ahora date prisa y mueve el culo, te espero aquí.

Lo sujetó de los hombros y le obligó a girar, dándole un leve empujón para que comenzara a caminar en dirección a la atracción, lo cual era su forma de decirle que la idea era buena y estaba de acuerdo con eso. Esperó con algo de impaciencia a que el inglés volviera, el cual no fue demasiado a decir verdad, ya que no podía evitar imaginarse a una figura totalmente negra con su hermosa jirafa en las manos que huía del parque y salía indemne. Claro que una vez la atracción se empezó a desinflar y pudo apreciar la escena del típico niño americano obeso por comer tanta mierda, que no podía salir del lugar cual morsa atascada entre las piedras, lo animó un poco... Jodidos niños gordos, si al final tenían sus cosas buenas.

Siguió al rubio y dejó que este le tomara de la mano durante unos instantes, actuando con tanta precaución y sigilo como este. Una vez recibió sus señas bordeó el escritorio tal y como le pedía, quedando ahora justo pegado a la parte delantera de este. Aprovechó que el hombre estaba distraído para acercarse a una de las sillas, seguramente para que la gente se sentara a esperar, que había en frente y se quitó la pala para rodear una de las patas de la silla con la correa de esta, de tal forma que al volver a la posición de antes y tirar de esta la silla caería.

Sucedió eso exactamente, lo cual le sirvió al rubio para dejar inconsciente al hombre que cayó desplomado otra vez sobre su silla, permitiendo que ambos escucharan perfectamente el sonido de su frente al chocar con la superficie del escritorio. Se levantó del suelo y volvió a colocarse la pala en la espalda, ajustando la correa para que no le colgara y se pegara bien a su cuerpo sin llegar a impedirle que se moviera con soltura.

No vi nada de lo que hiciste, así que deja de fardar rubia.

Le llamó así solo para molestarle un poco, pero debía admitirse a si mismo que cuando quería el inglés podía ser alguien bastante impresionante... Claro que ese lado quedaba oculto bajo las capas de estupideces que se le pasaban por cabeza. Mientras el otro rebuscaba entre los cajones un plano del edificio el se fijó en la pantalla del ordenador, la cual mostraba claramente las imágenes que ofrecían las cámaras de vigilancia de las plantas superiores... Las cuales tenían bastantes puntos muertos de visión que no tardó en memorizar.

No, parece que en esta planta no hay ninguna... Pero lo revisaremos para estar más seguros, tampoco creo que nos tome demasiado tiempo.

Miró hacia las escaleras justo en el momento en que Gregory le decía que se hiciera cargo de la situación, asintiendo a modo de respuesta mientras se desplazaba hacía el lugar sin hacer ruido alguno. Se inclinó y se pegó a uno de los lados de la escalera, justo antes de imitar el sonido de un gato algo rabioso... Lo cual como en la mayoría de las ocasiones no tardó en funciona, haciendo que el guarda bajara por las escaleras quejándose de que otro "jodido bicho de esos" se hubiera colado y el inútil de su compañero no pudiera echarlo.

Una vez el hombre bajó las escaleras y le dio la espalda se levanto de su "escondite" y le dio un fuerte golpe en la nuca, haciendo que este cayera desplomado contra el suelo... Su técnica seguramente no sería tan "delicada y elegante" como la del inglés, pero tenía el mismo efecto. Tomó al guarda por los tobillos y lo arrastró por el pasillo, hasta que llegó a la puertecita de lo que parecía ser el armario de limpieza donde no tardó en meterlo, mientras escuchaba como el rubio se acercaba a él.

¿Encontraste algún plano?

Justo en ese momento cerró la puerta, acercándose otra vez a las escaleras, más concretamente a una maceta con una planta de plástico que había cerca de estas para ver que para su propia suerte tenía unas piedras de tamaño pequeño-mediano. Cogió un puñado de las piedras y se las metió en un bolsillo del pantalón, haciendo gestos al inglés para que subiera al segundo piso con él.

Espera. ¿Dame unos minutos vale? Si algo saliera mal, lo cual no creo que suceda con lo pésimo que es este sito... Te haré la señal de siempre.

Con pasos preciosos fue caminando por las zonas de visión muerta que las cámaras, para nada ocultadas cabe decir, tenían. Una a una las fue rompiendo, lanzando las piedras que antes había recogido al visor de estas... No tardó más de cinco minutos en volver junto al inglés, haciéndole una seña para que se acercara.

Listo, ya no hay que preocuparse por las cámaras. Y tampoco parece haber nadie más aquí... Las únicas salas que hay son lo que parece ser los servicios y una sala de descanso para esos guardas inútiles.

_________________
avatar
Christophe DeLorne

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 12/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con correa (Priv.Topo)

Mensaje por Gregory of Yardale el Miér Dic 17, 2014 6:37 pm

Frunció el ceño y cerró la boca con algo de decepción al saber que Christophe no habia visto sus perfectas habilidades para noquear a aquellos hombres, pero no tardó en negar con la cabeza y volver a revisar aquel lugar. Sabía que el otro solo lo decía para que se concentrase más en las misiones y no pecase de ser demasiado bueno en ello, pues a veces eso hacia que uno tuviese la suficiente confianza y seguridad como para atreverse a ser insensato y eso era algo que no podían permitirse en aquel momento. La jirafa que él le había regalado era valiosa para el castaño, eso lo había demostrado ya aceptando aquella misión! Y saber que la quería tanto solo por haber sido su regalo ya era suficiente para que él se tomase también en serio ese asunto.

La interrupción en sus planes llegó con aquel guardia que bajó de inmediato, por culpa de la manera más tosca de trabajar de Chris. Claro, aquella silla al caer había atraido a los de arriba, como no. Negó con la cabeza y lanzó una mirada algo acusadora al otro, tratando de mantenerse escondido tras el escritorio mientras él realizaba lo que le había pedido. Por un momento pensó que golpearia directamente al tipo, pero... aquel sonido le hizo abrir los ojos sobremanera. Se suponia que era un gato?! Porque definitivamente sonaba como otra maldita jirafa moribunda!! Por qué solo sabía hacer el sonido de jirafas moribundas?! Y lo peor de todo es que pareció dar resultado, porque el hombre volteó para regresar a su puesto de trabajo. Gregory empezó a planear entonces el siguiente movimiento: subirian detrás de él con cuidado y les dejarían inconscientes del mismo modo que él había procedido en el piso anterior. Sin embargo esta vez fue Christophe quien tomó la delantera, alterándole un poco por su modus operandi tan salvaje.

-Christophe! Qué te he dicho siempre?! Es primordial no dejar heridas visibles!- regañó en voz baja mientras se acercaba a él para comprobar también el estado del guardia inconsciente. El otro le arrastraba sin cuidado a un armario y se apresuró en ayudarle al menos a meterlo, ya que el daño estaba hecho.- Cuando volvamos a casa realizarás un test de actitudes agresivas- murmuró, algo preocupado de que su querido francés pudiera terminar siendo un asesino en serie en el futuro o algo así. Negó con la cabeza por su pregunta, algo frustrado- Aun no, pero de todas maneras no creo que sea tan complicado moverse por aquí.-frunció el ceño al ver lo que hacia ahora, con perplejidad-Crees que es el momento de ponerse a regar las macetas?- dijo sarcastico, cruzándose de brazos.

Sin embargo, cuando vio lo que se guardaba los descruzó de nuevo, parpadeando sorprendido y sonriendo un poco con clara admiración, entendiendo que el francés siempre aprovechaba cualquier recurso del escenario como posible arma. Era algo muy comun en él y que Gregory no conseguia imitar, la verdad fuera dicha. Primero porque se le daba mejor el combate cuerpo a cuerpo y segundo porque la sola idea de tocar cosas sucias y mucho menos guardarlas entre sus ropas no le atraía demasiado.

- Bien, pero si escucho algun ruido extraño aunque no me hagas la señal de jirafa moribunda subiré a por ti, Chris- aseguró entornando un momento la mirada, de una manera más seria y determinante ahora.- No voy a perderte en manos de esos tipos- Quizás estaba exagerando un poco, pues eran guardias de seguridad y no asesinos sangrientos, pero aun así un escándalo podía conseguir que les castigaran de por vida y dudaba que un discurso suyo pudiera cambiar la opinión de sus madres contra un castillo de aire dañado, una infiltracion donde no se debía entrar y unos guardias inconscientes.

Esperó igualmente a que el otro procediera, algo preocupado y confuso por los sonidos extraños que escuchaba y luego le siguió, sonriendo por su obra.

-Buen trabajo, te besaria ahora mismo pero sabes que no suelo mezclar trabajo y placer- informó, caminando hacia la sala para ver los monitores que mostraban distintas imágenes del parque a tiempo real. Pero al escuchar las últimas palabras del otro cayó en cuenta en algo. Sala de descanso. El hombre al subir de nuevo parecia estar hablando con otro. Volteó y cubrió la boca del castaño, haciéndole un gesto de silencio. Le soltó lentamente y se acercó con cuidado a la sala de descanso, la cual tenia la puerta entreabierta. Se asomó ligeramente y vio a otro guardia dormitando. Cerró con cuidado la puerta entonces.- Si no hacemos ruido no supondrá problemas...- susurró. Luego por fin fue hacia las cámaras y se sentó en uno de los ordenadores, pensando un momento antes de empezar a teclear.- Mi padre tenia un sistema parecido en sus oficinas- sonrió orgulloso y con cierta malicia- Cuando era pequeño me divertia revisándolas para ver el día a día de sus corgis y...- se detuvo al notar que estaba contando algo demasiado vergonzoso y le miró de reojo un momento, antes de carraspear y seguir con más seguridad.- El caso es que sé como encontrar las imágenes pasadas. Aquí estamos!- señaló con cierta emoción la pantalla. Ambos muchachos, en blanco y negro, se veian entrando en la cola de la atracción y esperando en ella para subir. Christophe aun cargaba a la jirafa.- Por qué ponías esa cara de espanto?- volvió a recordar Gregory, frunciendo el ceño al notar ahora mejor la expresión del otro. Le vio de reojo de nuevo, ahora con cierta perplejidad, pero pronto volvió la atención a la cámara.- Ah! Ya vamos a subir!

En ella se veia a la chica pidiendoles la jirafa. El suave forcejeo de Topo por ella y después como se la llevaban por fin para meterla en la taquilla correpondiente. Los muchachos desaparecieron de la pantalla que mostraba la cola mientras la chica seguia atendiendo. Pero entonces...

-....Bloody hell...- murmuró Gregory completamente en blanco, al ver lo siguiente.

Dos chicas cuchicheaban entre ellas. No habian subido, sino que estaban en la cola detrás de ellos. Se fueron hacia las taquillas y entretuvieron a la chica para tomar las llaves y sacar el muñeco, huyendo de alli divertidas.

Una de ellas era Charity... La chica con la que Gregory salió y tuvo un desliz por despecho cuando estaba enamorado de Wendy. La chica se habia vuelto bastante pesada desde entonces y cuando el muchacho empezó a ver a Christophe con otros ojos hacia ya tiempo no le habia gustado nada. Christophe también la conocia, de hecho...
Spoiler:
se me ha ocurrido esto porque justo puse esto en el tema con pip:

 
Incluso el mismo Gregory que era un codiciado soltero habia tenido relaciones sexuales solo con dos chicas. La primera, una hermosa irlandesa hija de los amigos de sus padres a la que tuvo que ayudar un verano. Y la segunda una chica del instituto de South Park, con la que salió y tuvo una pequeña aventura por despecho tras discutir con Wendy Testaburguer. Gregory habia estado bastante tiempo enamorado de la morena y siendo pisoteado por ella y ese bobo de Marsh que no se la merecía. Aquel acostón había sido un gran error y aun se arrepentia al ver a la muchacha, pero no podía cambiar las cosas...

He pensado que después de eso Greg y Chris tuviesen algunos momentos mas de beffo porque Topo quisiera consolarle un poco y por eso mismo el rubio haya terminado encaprichado con él al final xD que opinas?
avatar
Gregory of Yardale

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 27/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con correa (Priv.Topo)

Mensaje por Christophe DeLorne el Vie Ene 02, 2015 8:01 pm

Fue justo cuando se agachó y tomó de los tobillos al guardia de seguridad que el inglés pareció, solo para lo que parecía ser quejarse como otras muchas veces de la poca delicadeza con la que el castaño "despejaba" la zona.

Como mucho le saldrá un morado en el cuello. Y que le haya dejado inconsciente seguramente será lo más emocionante que le suceda en su misera vida.

Con la mirada señaló al guardia para que el rubio le ayudara a cargar con este hasta el armario, pues cumpliendo con los estereotipos del personal de seguridad americano aquel hombre era más grasa que persona... Y si era cierto eso que decía la gente de que "somos lo que comemos" el hombre seguramente se alimentaria de bollería hasta el punto de cagar azúcar.

Después de varios intentos por cerrar la dichosa puerta del armario, pues la barriga del guardia para ser un muelle que no dejaba de causar un efecto rebote... Aunque en defensa del hombre había que decir que definitivamente aquel armario no se hizo para meter a nadie, Gregory volvió a salir con uno de sus estúpidos comentarios acerca de su actitud los cuales le tocaban especialmente los cojones porque era evidente que el otro los decía totalmente en serio.

Y después de eso haremos unos ejercicios para que aprendas a cerrar la jodida boca para evitar decir tantas gilipolleces.

Pese a la falta de tacto de aquella respuesta, el francés se controló mucho más de lo que parecía. Ya que usualmente respondía de forma mucho peor a aquellos comentarios, elevando el tono más de la cuenta e incluso actuando de forma agresiva con su amigo... Pero en aquellos momentos no sabía decir si era porque el comentario del otro no fue especialmente molesto o porque aquellas situaciones le costaba más perder los estribos, pero el caso era que actuó de forma controlada.

Si era sincero al castaño no le sorprendió demasiado que el otro no hubiera encontrado ningún mapa, ya que desde un principio era algo que se había supuesto debido a lo pequeño que era el lugar. Rodó los ojos y suspiró con algo de pesadez ante el sarcástico comentario de Gregory cuando se acercó a la maceta, aunque al ver la forma en que este le miraba una vez supo lo que estaba haciendo no puedo evitar sonreír el también.

Repito, deberías aprender a cerrar esa jodida bocaza tuya.

Una vez llegaron a la segunda planta no pudo evitar sentirse incómodo como muchas veces antes. No se trataba de los nervios causados por una situación de "peligro", claro que no, ya que a Christophe de una forma algo masoquista le gustaba esa mezcla de la adrenalina y miedo... La incomodidad residía en la actitud que solía tomar siempre su amigo, actuando de aquella forma tan protectora y en situaciones como aquella, exagerada. A lo más peligroso que se estaban enfrentando en aquellos momentos era a un grupo de guardias de seguridad de un jodido parque de atracciones, no a unos soldados comunistas o agentes especiales del gobierno.

Por experiencias pasadas prefirió no decir nada, ya que aquello solo terminaría por una rabieta del rubio que le haría sentirse como un actor de telenovela. Una vez empezaron a recorrer el pasillo, ya con la seguridad de que las cámaras no suponían ningún peligro, la felicitación del más alto cabreó bastante al castaño. Pero antes de que le pudiera decir que se fuera a la mierda con aquellas estúpidas bromas suyas este le cubrió la boca, por un momento el francés pensó que era para que no dijera lo que tenía pensado decir... Ya que no sería la primera vez, pero al ver como este cerraba la puerta de la sala de descanso no puedo evitar reprocharse a él mismo el haberse olvidado de algo tan simple.

Finalmente llegaron a la sala donde se encontraban las imágenes que eran recogidas por las cámaras de seguridad. Como era costumbre Gregory no tardó en comenzar a hacerse cargo de la situación, ya que si bien el francés era bueno con la mecánica y la química prefería dejarle lo informático al inglés quien durante todos aquellos años había demostrado tener mucha soltura con la informática... Aunque muchas veces "mancillaba" aquella cualidad haciendo montajes horribles con fotos y vídeos. Prestó más atención a Gregory, con una ceja alzada y sonriendo con algo de diversión, ya que si bien deducía que aquel silencio brusco era debido a que este estuvo apunto de contar algo vergonzoso no entendía como después de tantos años y después de contarle cosas mucho pero que mucho peores, el inglés podía mostrar vergüenza.

Claro que aquel momento de diversión a costa del otro desapareció en el momento en que se vio a si mismo en la pantalla, mostrando al mundo que claramente no estaba bien con la situación que estaba viviendo y dando una imagen de asquerosa vulnerabilidad. Se obligó a respirar profundamente ante la pregunta de su amigo, al cual no tardó en mirar con muy mala cara y con algo de rencor por tener la maravillosa idea de subir a aquella atracción del demonio.

Tenía esa cara porque me iba a subir a una atracción de mierda con una rubio imbécil mientras dejaba a mi jirafa desatendida e indefensa en una puta taquilla vigilada por una tarada. ¿ No te parece motivo suficiente?


Se podía decir que estaba pagando su mal humor debido a la vergüenza con el otro, pero teniendo en cuenta que fue este quien insistió en montar en la atracción, en que le dejara la jirafa a la chica y de ir al jodido parque de atracciones desde un inicio, se podía decir que todo aquello era culpa del inglés. Así que tampoco se iba a sentir demasiado culpable por sus palabras.

Volvió a prestar atención a la pantalla, siendo testigo de como dos desgraciadas estaba robando su amada réplica de jirafa en versión suave y esponjosa sin que nadie se diera cuenta. Pero la gota que colmó el vaso fue ver que una de esas dos chicas era la acosadora personal de su amigo... La cual no solo había estado molestando a este, si no que más de una vez por medio de cartas o en persona había "advertido" al francés de que tenía que alejarse de "su novio", claro que este siempre la ignoró por completo.

Fille de pute.

Pensó que la muy desgraciada había cesado con sus intentos de recuperar al inglés, ya que este hacía tiempo que no le comentaba nada acerca de esta. Claro que lo que acaba de presenciar no solo demostraba lo contrario, si no que despertaba las ganas de asesinar del francés en todos los aspectos posibles... Aquello era la gota que colmaba el jodido y más puñetero vaso más grande del mundo. 

Inspeccionó todas las pantallas hasta que finalmente localizo a la chica y a su amiga, las cuales después de su robo habían decidido seguir paseando por el parque... Encima de putas eran idiotas. Sacó todos los CD en los que se estaban guardando las grabaciones de aquel día y los rompió, saliendo por la ventana y bajando por el árbol lo más rápido que puedo. Si cuando fueron a la torre de vigilancia fue apartando de forma poco apropiada a la gente, en aquellos momentos se podía decir que tiraba al suelo a todo aquel que se interpusiera en su camino.

Finalmente las encontró, caminando tranquilamente por delante de la noria mientras comían algodón de azúcar y reían orgullosas de su malévolo plan para joderle la vida a su amigo. Lo cual se iba a encargar de terminar él, ya que era evidente que los corteses métodos que su amigo había utilizado no servían de nada con aquella escoria humana. Acortó por completo las distancias y se colocó en medio de las dos chicas, colocando un brazo por encima de los hombros de cada una, asegurándose así de que ninguna de estas intentara salir corriendo y no tener que levantar el tono de voz más de la cuenta.

Escucharme bien, ahora me voy a llevar a la más puta de las dos a un sitio más apartado. Y la otra claro está no dirá absolutamente nada y se quedará esperando con Gregory, a quien no hace falta que presente, y  si hacéis lo que os digo tal vez ninguna termine buscando sus dientes en el suelo. ¿Comprenez vous? 

Podía notar perfectamente como ambas muchachas se tensaban y temblaban a su lado, aunque ambas demostraron tener algo de cerebro al no decir palabra alguna, lo cual le sirvió al  castaño para saber que ambas habían captado el mensaje. Así pues tomó a la "ex de una noche" de Gegory, dejando a su amiga con la jirafa, y la llevó cerca de los árboles del parque, poniendo la espalda de contra el tronco mientras él apoyaba la palma de la mano derecha en este y se acercaba bien al cuerpo de la chica.

De lejos cualquier persona seguramente pensaría que se trataban de una encantadora pareja, que coqueteaba sin vergüenza alguna en el parque de atracciones. Claro que la gente no se molestaba en fijarse en las expresiones de ambos o en como Christophe rebuscaba en los bolsillos de su chaqueta y le quitaba el teléfono móvil.

Bien petite salope, te explicaré todo de una forma en que lo puedas entender. El imbécil de Gregory después de ser rechazado por una morena con un gusto de mierda... Se acostó contigo, una chica del montón que claramente se acuesta con el primero que le dice cuatro cosas bonitas, para cerrar esa herida.

La chica seguramente al sentirse ofendida por las palabras del francés hizo un ademán de decir algo, claro que la forma en que este la miró y la mandó a callar mandaron a la mierda las intenciones de la chica de articular palabra alguna.

Como decía... La cosa tenía que terminar en eso, un polvo de una noche y ya está. Pero no, tú tenías que joderlo todo y empezar a molestar y acosar al rubio, portándote como la enferma mental que seguramente eres.

Movió su manos y las colocó encima de los hombros de la chica, sujetándola con más fuerza de la necesaria mientras la movía con suavidad y la apretaba más junto al tronco del árbol, inclinándose un poco para que sus labios quedarán a la altura de la oreja de la chica.

Resumiendo.. Como sigas molestando a mi amigo te juro que desaparecerás de la faz de la tierra. Y en el hipotético caso de que alguien te encontrara... Nunca, repito, nunca sabrían el motivo por el que terminaste así y mucho menos quien lo hizo. Y ahora que se que entendiste la situación, te dejo que disfrutes de parque con la puta pero menos enferma mental de tu amiga. 

Se separó de ella sin molestarse en sonreír de forma falsa como otros hubieran hecho, dejando su móvil en el bolsillo de donde se lo había quitado para justo después dejarla sola, incapaz de moverse del lugar. Cuando finalmente llegó junto a Gregory y la otra chica, le arrancó el peluche de las manos a esta y con la mano que tenía libre sujetó al rubio de la muñeca, tirando de este hasta que subieron a la dichosa noria donde lo tiró para que se sentara en el asiente de delante.

¡La próxima vez que alguien te rechace, te haces una jodida paja y nos ahorraremos esta mierda de tratar con enfermas mentales!

Gritó con toda la frustración que sentía, ya que debido a que se trataba de una chica no pudo darle su buena y merecida paliza, por lo que en aquellos momentos todavía tenía ganas de apalear a alguien... Aunque mejor dicho, en aquellos momentos se estaba controlando por no darle un puñetazo al inglés por no haberle dejado las cosas claras a aquella chica cuando tocó. Rebuscó en su bolsillos con prisa, con la esperanza de que por algún casual hubieran aparecido mágicamente un mechero y un paquete de cigarrillos... Aunque para su desgracia estos siguieron vacíos, a excepción de algunas de las piedras de su "misión" anterior que no tuvo que utilizar.

_________________
avatar
Christophe DeLorne

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 12/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con correa (Priv.Topo)

Mensaje por Gregory of Yardale el Jue Ene 08, 2015 3:26 pm

Silencio, salvo por unas pequeñas interferencias que emitia el monitos viejo al mostrar a las muchachas. Gregory sentía una ligera gota de sudor bajar por su sien en aquellos momentos y cuando Christophe dejó de criticar la atracción para centrarse tambien en lo que sucedió después y no vieron, noto un fuerte nudo en su garganta y le vio de reojo. Después de todo lo que habían hecho, del negativo humor del francés en el asunto... Podía haber una culpable peor?! El castaño estallaría, y Gregory se encontraba en una fuerte encrucijada entre halagado y asustado por lo que pudiera hacerle a ella. Era una dama!! No se le golpeaba a una dama o se le dejaba inconsciente con un palazo, como a aquellos guardias! No podía permitirle a Topo que hiciera algo así, pero al mismo tiempo le halagaba que la muchacha quisiera la jirafa que él había conseguido. Claro, él lo había hecho con amor y a eso no se podían resistir las mujeres... Pero no era momento de pensar en eso! Era la jirafa de Christopher. Él se la había regalado a SU amante! No podía dejar que una chica se la robara, porque entonces Chris no podría dormir con ella pensando en Gregory!

-Christophe!- el castaño había enloquecido! Destruyó las grabaciones de ese mismo día como había sido el plan, pero con torpeza, brusquedad, y una fuerte necesidad de ir a apalizar a las chicas que el inglés leyó con horror en su rostro.- Espera, tenemos que pensar un plan nuevo para...! Christophe!- corrió a la ventana y se apoyó en ella, viendo como el otro ya caia al suelo y empezaba a correr hacia la dirección indicada en las cámaras.- Oh, bien! y ahora sabe moverse sin mapa!- se quejó exasperado, subiendo a la ventana también para alcanzar el arbol. Un arbol lleno de resina... Resina que quedaria impresa en su mejor camisa. Una fuerte lucha interna alcanzó su necesidad por seguirle. No quería mancharse! Pero si tomaba la escalera corria el riesgo de que algun guardia ya estuviera despierto y le descubriera.- Tss!! No sabes cómo te odio a veces!- declaró, cerrando los ojos y por fin dejándose caer por el árbol, sufriendo en silencio el sentimiento que le producía notar la pegajosa resina en sus manos.

Cuando cayó a tierra maldijo y remaldijo su aspecto mientras trataba de limpiarse con más toallitas húmedas que parecían crecer de su bolsillo y finalmente corrió tras el otro, que ya veía a lo lejos apartando a la gente como si fueran simples muñecos. Quería llegar a tiempo de detener sus evidentes y poco caballerosos planes con las muchachas, pero no pudo. Frenó tras él cuando ya las tenia sujetas de los hombros y claramente intimidadas. La aludida no tardó en acercarse mas al rubio y abrazarse a él asustada y el rubio miró con advertencia al castaño.

-Darling, no es necesario esto...- trató de razonar con él, mientras consolaba un poco a la chica. -Dar...! Christophe!!- berreó de nuevo al no ser escuchado cuando él se fue. Bufó y apartó a la otra chica un poco.- Estás bien?

-S-sí... Pero Charity!!- la chica nerviosa empezó a llorar, abrazando más la jirafa.- Yo le dije que no lo hiciera! Sabía que te molestarias y que El topo se molestaria más! Porque todos en el instituto saben que te cela aunque se haga el dificil!

-Vamos, vamos, no llores- trató de animarla el rubio acariciándole el cabello. Pero un ligero tic activó algo en su cabeza al escuchar aquellas últimas palabras.- Me...cela? - entornó la mirada y mientras una boba sonrisa cruzó su rostro se acarició la barbilla.- Cuentame todo lo que sepas, sweet heart...- trató de persuadirla.

La chica asustada aun y con un poco de hipo empezó a explicar todo lo que se contaba en el baño de las chicas, pero Gregory cometió el error de ver por encima de su hombro y sus ojos se abrieron sobremanera ante lo que vio.

QUE DEMONIOS HACIA TAN CERCA DE ELLA?!!! Se la había llevado para eso?! La jirafa estaba ahí, después de todo! Por qué entonces Chris se había llevado a la chica?! Acaso quería seducirla él mismo, sacrificarse para que no le persiguiera más a él? No lo permitira!

- Christophe, dime que no has hecho algo de lo que ambos nos arrepentiremos desp...- empezó, avanzando hacia él decidido. Pero no pudo terminar, porque el francés le tomó de la muñeca y se lo llevó a él junto con la jirafa hacia la noria, la cual ahora estaba casi a su lado.

El inglés se quejó cuando le tiró contra el asiento y le vio con mal gesto, frotándose el brazo adolorido. Seguía sin creerse lo que Chris acababa de hacer. Y menos que le recriminase ahora no darse placer a sí mismo en lugar de tener relaciones! Pero claro, las palabras de la otra chica volvieron a su mente y parpadeó.

- Estás celoso? De eso va todo esto?- frunció el ceño y se cruzó de brazos- Pues bien, yo también lo estoy, sabes? Qué crees que hacias tan cercade esa chica? Te arrimaste a ella más de lo que te arrimas a mi y no permitiré eso.- La noria se puso en marcha en ese mismo momento, haciendo que el vagón se tambalease un poco por inercia. Gregory siguió viendo al castaño y finalmente suspiró, tratando de calmarse un poco- Bien, olvidemos lo sucedido simplemente. La jirafa está bien y tú parece que te has encargado de que Charity piense en otro ahora- con cierto drama miró por la ventana, como el vagón ascendía. Aun se sentía culpable por lo sucedido con aquella chica, pero no podía hacer más que pedirle perdón a ella y eso parecía que no lo había entendido.- Y no seas vulgar. Yo no necesito satisfacerme a mi mismo con mis manos- le miró y se acomodó en el vagón, poniendo los brazos en el respaldo y cruzando una pierna en una actitud un poco déspota- Para eso te tengo aquí. Como mi amante deberías satisfacerme tú- una sonrisa maliciosa se formó en sus comisuras- En lugar de tomarla con mis admiradoras porque estés celoso~ <3

La noria se detuvo. No estaban aun en lo más alto, pero seguramente se habia detenido por otra pareja. Gregory se movió y tomó a Christophe de la camiseta, estirando de él hasta que sus rostro quedaron muy cerca.

-Sigo molesto por acercarte así a ella y por haber hecho que me manchase la camisa.- recitó muy serio- Así que bésame ahora mismo y lo olvidaré.
avatar
Gregory of Yardale

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 27/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con correa (Priv.Topo)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.