Conectarse

Recuperar mi contraseña

A mitad del otoño empiezan las primeras nieves. Como siempre South Park se viste de blanco y los habitantes sacan abrigos, gorros y guantes, pero sobre todo las palas para despejar sus entradas. Pero la gente de este pequeño pueblo de montaña está demasiado acostumbrada al frío y nadie les impide seguir con sus vida cotidiana.
Últimos temas
» Alisyum - Afiliación élite (cambio de botón)
Miér Abr 01, 2015 7:03 am por Invitado

» Urantia City — Amo x Pet [ Normal ]
Mar Mar 24, 2015 7:11 pm por Invitado

» twisted fairytales [Élite - Cambio de botón]
Vie Mar 13, 2015 6:47 pm por Invitado

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Dom Mar 08, 2015 4:02 am por Invitado

» Cambio de botón-Elite-La Pluma
Mar Mar 03, 2015 1:44 am por Invitado

» ANUNCIO DE ADMINISTRACIÓN!
Sáb Feb 28, 2015 9:10 pm por Lisa Eastwood

» Reglas generales
Sáb Feb 28, 2015 8:43 pm por Lisa Eastwood

» Tokyo Heart - Amo X Pets (Élite)
Mar Feb 10, 2015 10:40 pm por Invitado

» Do you wanna be? {Peter}
Dom Feb 01, 2015 12:04 am por Peter

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 40 el Lun Jul 17, 2017 1:19 am.
HERMANOS
Élite
COPYRIGHT© Little-mountain Town, 2013-14
South Park y los personajes de este foro pertenecen a Matt Stone y Trey Parker. Las imágenes obtenidas para la decoración provienen de zerochan, DevianrArt o Tumblr. Los códigos han sido obtenidos de internet, Oursourcecode y la asistencia de foroactivo. El diseño y estética del foro lo ha realizado el usuario de Christopher DeLorn con ayuda de varios tutoriales de internet. Cualquier copia o plagio será denunciado a Foroactivo.

It isn't looks like Wonderland...(Priv.Sonny J.Moore)

Ir abajo

It isn't looks like Wonderland...(Priv.Sonny J.Moore)

Mensaje por Kelly Townshed el Lun Sep 15, 2014 4:01 pm

Spoiler:
Lo sé, ese título es pura basura y poco parece tener que ver, pero we, soy un horrible ser con poco gusto, qué se le va a hacer...(?)
-¡¡Gahh!!
Una chica de apariencia de muchacho se levantaba, sobrecogiéndose, al una pastora alemán blanca subirse encima de ella, aplastándola y provocándole un gran daño en el vientre, donde la perra apoyaba sus patas.
-¡Mamá, quita, quita! ¡Bájate de ahí! ¡Shu—Shu--!
Haciendo que la enorme perra albina se bajase de encima suyo, la joven se dejó caer sobre la almohada blanca nuevamente, mirando un póster de Kaito (vocaloid) sonriente, con su cabello azul, su bufanda, sus ojos, su cuerpo,su… Sí. Definitivamente, no había nada mejor que ver a Kaito recién despierta en las mañanas,  aun si solo fuese un póster  en el techo blanco de su habitación. Oh, hablando de pósters… miró a su alrededor. Quinientas mil millones de estanterías se amontonaban, ocultando su pared pintada de verde lima, repletas de mangas y discos con cds drama (mayormente de contenido yaoi), videojuegos, algunos animes que grabó para tenerlos consigo para la eternidad, etc etc… Oh, y por supuesto, una esquina con una TV, una play, XBOX, wii (la cual apenas usa pero igual la conserva)... Su rincón de consolas. La niña de sus ojos. Aunque desde que se mudó no jugaba muy seguido.
Entonces, miró aquello que abrazaba. Su cabeza estaba apoyada en una almohada blanca, pero ella estaba abrazando a otra almohada más (dakimakura), la cual, como no, debía poseer por ambas caras la imagen de su tan amado Sebastian. Ah, qué incontables noches se ha pasado en vela escuchando sus gloriosos cds de oro, abrazada a Sebastian,hasta caer rendida a brazos de Morfeo entre blancas fantasías.  
Pero por ahora, volvamos a la realidad.
Aquella jovencita no muy femenina abrazó con ganas su dakimakura (la almohada), cerrando los ojos y acomodándose, cuando repentinamente, la puerta de su habitación se abrió y un altísimo hombre de cabellos pelirrojos y ojos verdes se agachó ligeramente para entrar a la sala y ver a su niña abrazada a ese preciado tesoro.
La niña, en respuesta, escondió la dakimakura bajo las sábanas.
-Buenos días papá.
-…¿Sigues durmiendo con eso?
-Sólo es… uh… comodidad.
-Ya veo…-la miró fijamente un momento, y finalmente, sonrió-Ya está el desayuno, date prisa en bajar y vístete, ¿de acuerdo?
-Claro, perdona que tengas que venir a levantarme.
El hombre se rio, dando media vuelta y bajando las escaleras. La chica suspiró, se levantó, haciéndosele difícil soltar la almohada, e hizo su cama, como todas las mañanas. Y como todas las mañanas, se acercó perezosa a la ventana, cuyas cortinas estaban echadas y persianas medio bajadas, y se hizo un pequeño hueco para observar el clima. Oh, no, mierda…
Estaba nubladillo. Las calles nevadas, junto con los desnudos árboles, abatidos por el ‘’agradable’’ fresco matutino, daban a entender que salir no era muy agradable.
Pero, la chica ya intuía que debería acabar saliendo. No sabía cómo, pero lo intuía… Era… una corazonada.
Rápidamente, volvió a echar las cortinas, impidiendo así que la luz entrase tan fácilmente en ‘‘su cueva’’.
Así, pasó a ponerse una bata sobre su pijama, tiritando del frío, mientras metía sus pies en las zapatillas, con dificultad, dado que la perra seguía dando vueltas alrededor y no quería tropezarse con el animal y darse con alguno de sus muebles. ¿No se iba a cansar nunca? ¿Acaso no tenía comida que engullir o algo?
Así, salió a la aventura fuera de su cuarto, cerrando la puerta tras de sí,  y esperó a que el animal bajase las escaleras al percibir el olor de churros, para ir bajando ella también. Si había churros, había chocolate. Si había chocolate, eso significaba que ella iba a tener que salir a hacer los recados ese día.
Llegó y tomó asiento alrededor de  una mesa circular sobre la que descansaban una fuente de churros a medias, dos tazas de chocolate caliente y una de café con nubes flotando sobre el caliente líquido. Sus padres le dieron los buenos días.
-Buenos días
-Buenos días cariño-dijo Matthew, el mismo que había acudido a decirle que bajase.
-Holita dormilona-y esta vez, Royd, un poco más bajo y joven que Matthew, que ejercía, obviamente, el papel de ‘‘uke’’, a ojos de Kelly.
-No me digas dormilona, son las...-rodó los ojos, tomando en sus gélidas manos la taza caliente, clavando sus pupilas en el reloj colgado de la pared-…¿Siete?... Hoy es SÁBADO, ¿sabeis? No tengo clases hasta el Lunes.
-Ya, pero es que estos churros estaban tan buenos que…
- ¿Qué tengo que hacer?
-Jajaja, oh, Kelly, te pareces tanto a tu padre-rio Royd-¡Tan cruel!
La chica sólo miró a su otro padre, el cual, parecía ajeno a la conversación, mientras comía su desayuno con tranquilidad.
-Bueno, si pudieses ir a hacer la compra~ Y de paso, ve a la farmacia a por las pastillas~ Y, también~… -iba diciendo las cosas.
Y así, el desayuno pasó.
La chica subió corriendo a su habitación después del desayuno. Hacía un frío de mil muertos.
Abrió su armario y sacó unos pantalones largos vaqueros, una camisa, y una gabardina que llegaría más allá de sus rodillas. Dejó la ropa preparada sobre la cama y sacando un par de ropa interior se dirigió al baño a ducharse con agua caliente.
Esa era la joya de la mañana. Dios, como desearía que cuando llegase sus padres pusiesen el calefactor.
Se vistió, puso sus gafas , tomó el paraguas y se fue a hacer los recados. Y bueno, mientras ella estuviese haciendo los recados, su familia, como no, estaría haciendo algo en casa.
Mientras Matt curioseaba la habitación de ‘‘su’’ Kelly,  Royd le había entrado el capricho  de cortar jamón. Desde que fueron a España la vez anterior, Royd había tomado tanto gusto al jamón…
Y, como era de esperarse, se cortó. Una excusa perfecta para que la parejita se fuese corriendo al hospital, con la mano del muchacho sangrando. Cielos, sí, se clavó un cuchillo enorme en la palma de la mano, vale, pero la escena que montaron, era como la del titanic…
Y, cuando volvió Kelly, no había nadie en casa, y el teléfono parecía estar sonando de hace ya rato. Lo tomó, y ahí, fue cuando ella también salió corriendo, sin paraguas ni leches, al hospital.
Cuando llegó, sus mejillas se habían quemado ligeramente. Oh, dios, debería de haber cogido el paraguas. Santo paraguas, ¿dónde estás cuando se te necesita?
Así que le preguntó a la muchacha que estaba en la primera planta. Ciertamente, ese hospital aparentaba estar medio vacío.
-Ve por este pasillo, al fondo, luego gira a la izquierda, luego ve recto, arriba, sube las escaleras hasta el tercer piso, luego----blablablablablablabla,blablablablabla---- ¿entendido?
-[b]….Eh, de acuerdo, muchas gracias.[/ b]
‘‘Blablablablabla…’’ … um… ¿qué? ¿Perdona? ¿Cómo se puede entender eso? ¿Existe algún superpoder para hacerlo? ¿Hay algún idioma desconocido para la humanidad que consista en un montón de  ‘‘blablabla’’?
Por supuesto que no. Comenzó a caminar por los pasillos, y por el tercer piso, se perdió, comenzando a dar vueltas. No veía a nadie a quien preguntarle por dónde estaba caminando. Joder, un hospital y no ver a nadie le sonaba ya a película de horror.
Spoiler:
Poco más de 2 páginas de word... No me odies ;A; (?)

_________________
Kelly
avatar
Kelly Townshed

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 12/09/2014
Edad : 20
Localización : Here.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: It isn't looks like Wonderland...(Priv.Sonny J.Moore)

Mensaje por Invitado el Vie Sep 26, 2014 4:24 pm

Spoiler:
Sorreh, de nuevo la universidad me consumió *sobs*

Se podría decir que los primeros días de Sonny en el pueblo montañés habían sido mucho más difíciles de los que él imaginaba, teniendo que adaptarse al drástico cambio de temperatura que poco a poco le comenzaba a afectar. Ahora no sólo estaba el factor que quizás ciertos órganos internos estaban en condiciones deplorables, sino que también el repentino descenso de temperatura en contraste al que ya estaba acostumbrado le estaba haciendo estragos al sistema digestivo y respiratorio. Cuando el cabeza de ratón le vio en ese estado lo primero que hizo sin siquiera pensarlo fue enviar al pelinegro al hospital, que al parecer... no tenía tan buena atención médica.

Ya habían pasado alrededor de dos días y el joven aún seguía interno en el lugar, llevando consigo una dolorosa y, hasta cierto punto molesta, vía que de vez en cuando desconectaban para dejarle descansar. En definitiva ya comenzaba a fastidiarse de siempre verse en ese tipo de situaciones desde que había empezado en la bulimia, pero era inútil, por más que intentara dejarla siempre que se veía en el espejo las inseguridades y el odio a sí mismo se apoderaban de su mente, sintiendo gran repudio a lo que su reflejo mostraba e incluso viéndose casi obligado a llevar acabo aquellos actos de auto-daño.

Al estar solo en aquella desgastada habitación se sumía en el aburrimiento, jugueteado con el borde de las sábanas como si se debatiese entre quitarlas o no. Si tan sólo tuviese la oportunidad de ver alguna película de Disney... quizás así se entretendría. Tomando por fin la decisión apartó las sábanas y casi de un salto salió de la cama, no teniendo el cuidado de siquiera volver a tenderla antes de verificar la hora. Aún faltaba un poco para la siguiente visita de la enfermera, así que por lo menos tenía algunos minutos para dar una vuelta antes de regresar por su tratamiento.

Colocando la mano izquierda en el pomo de la puerta la abrió con cuidado, saliendo de su encerramiento para respirar profundamente. El aroma del lugar no era muy placentero; alcohol, desinfectante y una leve pero notable pizca de sangre, aunque al menos olía mucho mejor que el día que había llegado, seguro habían limpiado recientemente. Lo único que le incomodaba era lo silencioso y vacío que se encontraba el pasillo... ¿Y si sucedía algo? Le daba muy mala espina... por no decir temor.

Empezando a caminar hacia la derecha escuchó los pasos de alguien o algo acercarse, tensándole por completo. ¿¡Y si se trataba de un fantasma!? El pelinegro se llevó las manos cerca del pecho y miró en dirección del sonido esperando lo peor, no pudiendo siquiera moverse de su posición por la mezcla de temor y curiosidad que le invadían. Para su suerte, sólo se trataba de una chica, así que luego de dar un pequeño salto por el repentino susto con su aparición se calmó, acercándose a ella con una sonrisa nerviosa en el rostro.

Hey... fok... me asustaste— le comentó riendo un poco, lo menos que podía hacer era hablarle luego de haberle confundido con un fantasma o un espíritu venido del más allá. —No esperaba ver a nadie por este pasillo, ¿Vienes a... visitar a alguien? O... ¿Eres paciente?— entablar conversación con ella no le haría nada mal, ¿Verdad? Después de todo comenzaba a sentirse un poco solo en aquellas instalaciones... jodido Joel, ni siquiera se había aparecido desde ayer en la mañana. Ya se desquitaría con él cuando saliera de este tedioso hospital.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: It isn't looks like Wonderland...(Priv.Sonny J.Moore)

Mensaje por Kelly Townshed el Vie Oct 03, 2014 3:36 pm

La chica, que poco de femenino tenía, retrocedió un par de pasos, al ver al chico alarmarse por su presencia. Lo observó detenidamente, sin saber muy bien si debería disculparse o dejarlo tranquilo. No quería causarle infartos a nadie.
Pero el chico se adelantó y dio un par de pasos hacia ella. Vale, entonces, no haría el feo de irse.
Como siempre, su expresión era algo...seria. Carraspeó un poco antes de hablar.
-Disculpa, no era mi intención-respondió, con un apagado sonido. Su voz era como la de una mujer.. o como la de un chico muy muy joven, depende de como lo vieses.Su voz era serena, tranquila, como las olas avanzando por la arena y retrocediendo, aunque en aquella ocasión, algo nerviosa, apurada, quizás por aquella atmósfera de película de horror típica-No, supongo que sería una visita, sí, aunque ni sé a dónde debo ir-recorrió al ajeno con la mirada detrás de los cristales de sus gafas, y luego miró el pasillo-¿Eres paciente?¿No hay nadie aquí?Es preocupante que esté tan vacío esto siendo un hospiral. Bueno, no me refiero a eso, quiero decir, es bueno que no tengan muchos pacientes, porque eso significa que la gente está bien, pero no he visto a nadie aquí excepto a ti y a la del mostrador.-la idea de que no hubiese personal la hacía sentirse más preocupada aún. OH, dios, empezaba a pensar como su padre. Imaginaba cómo actuarían cuando su otro padre se cortó la mano. Pero, estaba preocupándose en exceso,¿no? Sólo era una mano...
Bajó la mirada, agachando un poco la cabeza, escondiéndose así la mitad de su cara en el cuello de la gabardina. Sentía cierta incomodidad, vergüenza quizás.
Recobrando de nuevo la postura, dejando que su descarada altura hiciese diferencia y duda con el género, sus hombros volvieron a dejarse caer, y sus manos, buscaron cobijo en los bolsillos de la gabardina. Por el roce con el cuello de la gabardina, las quemaduras sobre su pálida piel en el rostro le escocieron/picaron bastante. ¿Cómo se podía ser tan floja?
-Um..¿En qué zona estamos? -preguntó en apenas un murmullo, sintiendo que quizás estorbaba, quizás molestaba, o preguntaba algo ridículo-Podría acompañarte si también vas buscando gente viva por aquí, -si es que de verdad hay-,-rió a lo bajo, no mucho, solo un ''jajaja'', nervioso, casi inaudible.-Podría haber algún fantasma o algo~-esto, obviamente, era una pura broma.
Miró a los lados, al pasillo que había detrás del muchacho, y al que había detrás de sí misma. Estaba un poco incómoda y en esa situación, no sabía muy bien qué decir. Miró de nuevo al muchacho, agachando un poco la cabeza, en espera de saber si estaba de acuerdo o  no. No pensaba obligar a nadie.

Siento que sea cortito < / 3:
Tuve unos problemitas con los exámenes y no me pude conectar a postear, ¡perdona! ;A; Cualquier cosa que esté mal con el post o no te guste me dices~

_________________
Kelly
avatar
Kelly Townshed

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 12/09/2014
Edad : 20
Localización : Here.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: It isn't looks like Wonderland...(Priv.Sonny J.Moore)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.